Varías vocalías de la OMC se suman a la necesidad de un CISNS monográfico sobre AP


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El deterioro progresivo y continuado de Atención Primaria y la ausencia de soluciones por parte de los diferentes poderes políticos a nivel autonómico y nacional, ha desembocado en la convocatoria de huelgapor parte de sindicatos médicos en varias Comunidades Autónomas. Ante esta situación, Las Vocalías de Atención Primaria Rural y Urbana de la Organización Médica Colegial han emitido un comunicado exigiendo la convocatoria urgente y monográfica de un Consejo Interterritorial al respecto. De esta forma, se suman a la iniciativa de un CISNS monográfico de Atención Primaria,  ya expuesta por otras Sociedades Científicas como SEMERGEN.

En realidad, se trata de una situación que ambas vocalías llevan denunciando durante los últimos años, ante la “la nula política de recursos humanos sin previsión a corto, medio ni largo plazo y que ha conducido a carencia de médicos, precariedad, temporalidad y sobrecarga asistencial, creemos que es indispensable que las plantillas estén dimensionadas, estables y con cobertura de las ausencias y permisos y políticas de fidelización a nuevos especialistas”.

Puntos a tratar en el Consejo Interterritorial

Es por ello que su principal reclamación pasa por “un incremento de plazas MIR de algunas especialidades, entre ellas Medicina Familiar y Pediatría, en los próximos años para garantizar la reposición del importante porcentaje de médicos que se jubilaran próximamente y garantizar también una formación especializada de los médicos egresados de las facultades de Medicina”.

Más allá de la misma, de cara a la celebración de ese posible CISNS monográfico de Atención Primaria, las vocalías de la OMC sostienen que otro de los puntos clave a tratar en el mismo serían: la recuperación del presupuesto sanitario público hasta alcanzar al menos el 7 por ciento del PIB, con un avance anual del 0,3 por ciento dedicado a la Atención Primaria, hasta aproximarse al 20 por ciento del presupuesto sanitario público en el año 2025.