Variaciones genéticas aumentan riesgo de infarto de miocardio incluso en pacientes que toman estatinas (Circulation)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un equipo de investigación dirigido por la Universidad de Vanderbilt, Estados Unidos, ha descubierto variaciones genéticas que aumentan el riesgo de infarto de miocardio, incluso cuando los pacientes están recibiendo estatinas.

Su estudio, publicado en Circulation, ayuda a explicar por qué algunos pacientes experimentan un infarto de miocardio o la necesidad de revascularización coronaria mientras toman estatinas. Los autores sugieren que los medicamentos dirigidos a las variaciones genéticas podrían reducir el riesgo cardiaco en estos pacientes.

Algunos de los pacientes con enfermedad cardiaca que participaron en el estudio fueron monitorizados durante prácticamente una década después de comenzar a tomar estatinas. El estudio encontró que el efecto de las variaciones genéticas no tuvo ninguna influencia en cuanto mejoró su colesterol mientras tomaban estatinas.

"Las personas con estas variantes genéticas tenían un mayor riesgo de enfermedad cardiaca, incluso considerando a aquellos que tenían niveles ideales de colesterol", explica Joshua Denny, vicepresidente de Medicina Personalizada en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt.

Los investigadores pudieron identificar siete polimorfismos de un solo nucleótido (SNP) en el locus LPA de genes que se asociaron a estos eventos cardiacos en pacientes que recibían tratamiento con estatinas.

El gen LPA codifica la apolipoproteína, una proteína grasa que se une a las lipoproteínas de baja densidad (LDL).

Uno de los SNP se asoció a un mayor riesgo de eventos cardiacos. Cuando los investigadores examinaron los registros completos de 11.566 pacientes que portaban el SNP con más de 1.000 enfermedades diferentes, encontraron tasas significativamente más altas de enfermedad coronaria e infarto de miocardio, pero no de otras enfermedades.