Uno de cada cuatro casos de rotura de aneurisma cerebral se confunde con migraña (Stroke)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El 26% de los casos de hemorragia subaracnoidea o aneurisma cerebral se diagnostica mal y se confunde con una migraña, según un estudio con más de 400 pacientes realizado por médicos del Hospital del Mar e investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), que se ha publicado en Stroke.

La hemorragia subaracnoidea es una patología cerebrovascular grave, con una elevada mortalidad y gran probabilidad de dejar secuelas, en la cual la rapidez en el diagnóstico puede suponer la diferencia entre un buen y un mal pronóstico para el paciente. Este estudio es el primero de su tipo publicado en los últimos 15 años en el mundo y el primero en España.

Los principales síntomas de esta patología son un dolor de cabeza súbito y de gran intensidad, que a menudo se puede confundir con una migraña, así como rigidez en la zona cervical del cuello. De hecho, éste y la contractura cervical son los diagnósticos que más a menudo reciben los pacientes con un diagnóstico inicial incorrecto.

La mayoría de los errores diagnósticos iniciales se producen fuera del hospital (más del 60%) y un 5% de los pacientes llegan a consultar hasta en 5 ocasiones a un profesional médico antes de recibir el diagnóstico correcto. En muchas ocasiones, la única manifestación inicial puede ser este dolor de cabeza de inicio brusco. Dado que esta es una consulta médica muy frecuente y que la prevalencia de los aneurismas cerebrales es baja, identificar a los pacientes con riesgo no siempre es fácil.

En el estudio, el retraso medio en recibir tratamiento fue de hasta 7 días en los casos de diagnóstico inicial incorrecto, ante menos de un día en los correctamente diagnosticados. En el total de los pacientes analizados, menos de la mitad, 4 de cada 10, sufrieron secuelas por la enfermedad. El diagnóstico erróneo se asoció con un incremento del 12% de probabilidad de sufrir secuelas en los pacientes que consultaron por dolor de cabeza.

"Mejorar el porcentaje de pacientes correctamente diagnosticados en la primera visita médica mejoraría su pronóstico. El diagnóstico erróneo es una oportunidad perdida para una buena evolución en aquellos enfermos con situación clínica menos grave. Incrementa el tiempo de admisión hospitalaria desde el inicio de los síntomas, con consecuencias, en determinadas ocasiones, dramáticas para el pronóstico", explica el primer autor del estudio, Ángel Ois.

El retraso en la identificación de la patología hace que los daños provocados por la rotura del aneurisma en el cerebro se agraven, provocando más secuelas, que pueden ser más graves o, incluso, la muerte. Ante estos datos, los autores del trabajo apuntan que hay que concienciar a la población y a los médicos ante esta patología.