Una variante genética puede ser útil para personalizar el tratamiento de la enfermedad de Crohn (Gastroenterology)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio más grande realizado sobre por qué los anti-TNF no funcionan en algunos pacientes con enfermedad de Crohn ha conducido a la identificación un marcador genético que podría individualizar el tratamiento farmacológico, según publican sus autores en Gastroenterology.

Una colaboración británica dirigida por la Universidad de Exeter, la Royal Devon & Exeter NHS Foundation Trust y el Wellcome Sanger Institute ha demostrado que una variante genética del 40% de la población explica por qué algunos pacientes desarrollan anticuerpos contra los anti-TNF infliximab y adalimumab y pierden respuesta.

Los autores concluyen que se requiere un ensayo adicional para confirmar que las pruebas genéticas antes del tratamiento reducirán la tasa de fracaso del tratamiento al facilitar la elección más efectiva de la terapia para pacientes individuales.

La investigación es parte de un programa de trabajo comprometido a encontrar el medicamento correcto para el paciente indicado por primera vez.

Los anti-TNF infliximab y adalimumab se usan para tratar pacientes con enfermedad de Crohn moderada a grave y colitis ulcerosa cuando otros tratamientos no han funcionado.

Funcionan bloqueando el factor de necrosis tumoral (TNF), proteína que impulsa la inflamación intestinal persistente. Introducidos en la década de 1990, ahora se encuentran entre los cinco primeros por gasto de fármacos en el sistema sanitario brutánico.

La terapia personalizada anti-TNF en el estudio de la enfermedad de Crohn (PANTS) analizó los datos clínicos y la genética de 1.240 pacientes con dicha enfermedad que comenzaron el tratamiento en 120 hospitales del Reino Unido, la cohorte más grande de su tipo.

Aunque los medicamentos han dado una nueva esperanza a las personas con enfermedad de Crohn y colitis, y han proporcionado una opción de tratamiento importante, muchos pacientes pierden la respuesta con el tiempo.

Una de las principales razones es el desarrollo de inmunogenicidad. Los medicamentos anti-TNF son moléculas grandes y complejas, producidas dentro de las células vivas. La administración repetida hace que el sistema inmunitario reconozca el medicamento como una amenaza potencial en lugar de un medicamento, lo que lleva a la producción de anticuerpos contra el fármaco.

Estos anticuerpos aumentan la velocidad a la que se eliminan los medicamentos del organismo. Además de reducir la efectividad, los anticuerpos también pueden causar reacciones adversas en el momento de la inyección o infusión.

Esta investigación identificó un marcador genético, HLA-DQA1*05, que porta el 40% de la población europea y que duplica el riesgo de desarrollo de anticuerpos contra infliximab y adalimumab.

El investigador del estudio PANTS, Tariq Ahmad, señala que " este tipo de investigación es esencial para el desarrollo estrategias de tratamiento rentables para pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal".

Por su parte, Helen Terry destaca que "el futuro del tratamiento del Crohn y la colitis ulcerosa es la medicina personalizada, por lo que la identificación de un marcador genético que explica por qué los medicamentos anti-TNF no funcionan para algunas personas con Crohn es altamente significativo".

A su juicio, "estos resultados son extremadamente prometedores y con más investigaciones podrían conducir a un tratamiento individualizado y mejores resultados para las personas que viven con estas condiciones debilitantes".