Una revisión Cochrane revisa la vacuna frente al Herpes Papiloma Virus (HPV) en la prevención del cáncer y de los cambios precancerosos del cérvix.


  • Eliana Mesa
  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

“Take away”

  • Existe evidencia de alta certeza de que las vacunas contra el VPH protegen contra el precáncer cervical en niñas adolescentes y mujeres que son vacunadas entre los 15 y los 26 años de edad.

 

La Colaboración Cochrane ha revisado 26 estudios con más de 70.000 mujeres en los que se  evaluó la seguridad de la vacuna en un periodo de entre 0,5 y 7 años, con un seguimiento de 3,5 a 8 años. También se valoró la protección frente al cáncer cervical.

Entre los resultados de esta revisión se destaca que:

  • La vacuna frente al HVP reduce el riesgo de lesiones precancerosas asociadas a la infección por el virus.
  • La protección de las lesiones precancerosas es menos cuando la vacuna se administra entre los  25 y 45 años, probablemente por un amayor exposición al VPH
  • El riesgo de efectos adversos es similar entre la población vacunada y la población control (placebo o vacunada  frente a otra infección).
  • La vacuna frente al VPH no aumenta el riesgo de abortos o interrupción del embarazo.

Los autores afirman que existe evidencia de alta certeza de que las vacunas contra el VPH protegen contra el precáncer cervical en niñas adolescentes y mujeres jóvenes de 15 a 26 años, aunque la protección es menor en la población que ya está infectada por el VPH. En el estudio no se ha encontrado un mayor riesgo de efectos adversos graves. Las muertes informadas en los estudios se consideraron no relacionadas con la vacuna y el riesgo de aborto espontáneo y muerte prematura  es similar entre los grupos estudiados.

En nuestro país, el calendario de vacunación contempla vacunar sólo a las niñas, tras cumplir los 12 años (2 dosis). Sin embargo existen otras poblaciones en las que el riesgo de infección está aumentado (pacientes infectados por el VIH, los hombres que tienen sexo con hombres o los pacientes con tratamiento inmunosupresor crónico). El panel de expertos de GeSIDA, en su  documento de consenso sobre infecciones de transmisión sexual en adultos, niños y adolescentes, recomienda la revisión de la utilización de la vacuna del VPH en grupos de alto riesgo hasta los 26 años, sumándose a las recomendaciones de otras agencias internacionales.