Una prueba sanguínea de bajo coste durante el embarazo podría ayudar a prevenir la toxoplasmosis (PLoS Negl Tropical Dis)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una prueba sanguínea de bajo coste, que se realiza con una punción en el dedo durante el embarazo, podría ayudar a la detección temprana de la toxoplasmosis, ya que no tratar su transmisión materno-fetal puede llegar a ocasionar problemas congénitos graves y muerte fetal, según un estudio dirigido por científicos del Centro Médico de la Universidad de Chicago (Estados Unidos).

Esta prueba de punción digital para la infección con el parásito Toxoplasma gondii durante el embarazo y muchas otras aplicaciones potenciales "es 100% sensible y 100% específica para detectar la presencia de este microorganismo", han señalado los investigadores, cuyo trabajo se publica en PLoS Neglected Tropical Diseases.

La prueba, desarrollada por LDBIO Diagnostics de Lyon (Francia) "cumple con los criterios de la OMS para una prueba óptima en el punto de atención", ha señalado la especialista en toxoplasmosis Rima McLeod.

Los resultados se han hallado tras realizar la prueba Toxoplasma ICT IgG-IgM en el punto de atención, realizada con una gota de sangre de una mujer embarazada, puede informar rápidamente a un obstetra sobre la necesidad de un tratamiento rápido de la toxoplasmosis. Por ello, la intervención antes del nacimiento puede prevenir la enfermedad.

"Es sensible y específico, rápido y fácil de realizar, sin equipo y de fácil utilización. Los resultados están disponibles en media hora mientras el paciente consulta al médico. Un resultado positivo puede confirmarse rápidamente, por lo que los proveedores de atención médica pueden comenzar inmediatamente el tratamiento", ha señalado McLeod.

La realización de este análisis también es económica, pues los gastos por prueba solo costarían 4,40 euros. Las mujeres embarazadas en riesgo deben someterse a pruebas de 8 a 10 veces, una vez al mes durante el embarazo, comenzando en la semana 12, y luego una vez más de 4 a 6 semanas después del parto. El coste total de las pruebas repetidas es de aproximadamente de 43,98 euros.

"Esta prueba bien estudiada y económica abre la puerta a tratamientos de vida, visión y cognitivas para niños expuestos al parásito en el útero", ha especificado dijo McLeod.

Al detectar la infección temprana con pruebas mensuales y alertar a los médicos sobre la necesidad de tratamiento urgente, "mejora notablemente los resultados para los bebés infectados en el útero. Esta prueba conduce a la prevención de las graves consecuencias de la infección por Toxoplasma gondii y salva vidas", ha concluido la investigadora.

Los investigadores, incluidos colegas en Estados Unidos, Francia y Marruecos, recogieron y analizaron 244 muestras de 205 individuos. En general, 101 de las muestras indicaron que los pacientes habían desarrollado anticuerpos contra T. gondii. Las otras 143 muestras no tenían anticuerpos contra el microoganismo.

La sangre de estos donantes voluntarios se examinó de múltiples maneras. Los investigadores compararon las pruebas de referencia y las pruebas séricas de nivel de atención contra la prueba de la yema del dedo. Los resultados de la nueva prueba con sangre total coincidieron exactamente con los métodos establecidos pero más engorrosos, incluso para las mujeres con bajos niveles de anticuerpos contra T. gondii.

"Las pruebas de las mujeres embarazadas para esta infección ya han cambiado la forma en que este parásito afecta a los neonatos en Francia, Austria, Alemania y Colombia. Esta prueba debería facilitar mejoras similares en la atención y el bienestar del paciente en Estados Unidos y en muchos otros países desarrollados y en desarrollo", concluyen los autores.