Una prueba de orina para el cáncer de próstata permite determinar qué pacientes requieren tratamiento (BJU Int)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de East Anglia y de los Hospitales Universitarios de Norfolk y Norwich (Reino Unido) han desarrollado una prueba de orina para diagnosticar el cáncer de próstata agresivo y predecir si los pacientes necesitarán tratamiento. Su trabajo se publica en BJU International.

La nueva prueba experimental llamada PUR (prostate urine risk) también identifica a los hombres que tienen hasta ocho veces menos probabilidades de necesitar tratamiento en los cinco años posteriores al diagnóstico.

Se espera que el avance pueda ayudar a un gran número de hombres a evitar una biopsia inicial innecesaria y repetidos seguimientos invasivos para pacientes de bajo riesgo en vigilancia activa.

La autora principal, Shea Connell, lamenta que "desafortunadamente, actualmente carecemos de la capacidad de saber qué hombres diagnosticados de cáncer de próstata necesitarán un tratamiento radical y cuáles no".

"La práctica actual evalúa la enfermedad de un paciente mediante un análisis de PSA en sangre, una biopsia de próstata y una resonancia magnética -explica-. Pero hasta el 75% de los pacientes con un aumento del nivel de PSA son negativos para el cáncer de próstata en la biopsia. Mientras tanto, el 15% de los pacientes que no presenan un PSA elevado realmente sí tienen cáncer de próstata, con un 15% adicional de estos cánceres que son agresivos".

"Se ha desarrollado una política de vigilancia activa como una forma de combatir esta incertidumbre, pero requiere seguimientos invasivos y recordatorios constantes de que un paciente tiene un cáncer con una historia natural incierta -recuerda la autora-. Esto hace que hasta el 50% de los hombres que se someten a una vigilancia activa se deciden por sí mismos recibir tratamiento, lo necesiten o no".

Por ello, considera evidente que existe una necesidad considerable de pruebas adicionales y más precisas.

Desarrollaron la prueba PUR utilizando el aprendizaje automático para observar la expresión de genes en la orina a partir de muestras obtenidas de 537 hombres. Al examinar la expresión libre de células de 167 genes en muestras de orina, el equipo encontró una combinación matemática de 35 genes diferentes que podrían usarse para producir las firmas de riesgo PUR.