Una proteína llamada CEMIP es responsable de las metástasis cerebrales del cáncer de mama y pulmón (Nat Cell Biol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un equipo de investigadores de Estados Unidos ha identificado, en un trabajo publicado en Nature Cell Biology, la proteína responsable de la metástasis cerebral que provocan algunos cánceres de mama, pulmón y otros tumores.

Se trata de la proteína denominada CEMIP, la cual provoca que los vasos sanguíneos y las células inmunes residentes en el cerebro produzcan moléculas inflamatorias que, a su vez, apoyan la supervivencia y la progresión de las células cancerosas para formar tumores cerebrales.

En experimentos en el laboratorio y modelo animal, la eliminación de CEMIP impidió en gran medida este proceso de metástasis cerebral. Asimismo, en pruebas en tumores de mama y pulmón de pacientes humanos, los investigadores relacionaron los altos niveles de CEMIP con un alto riesgo de metástasis en el cerebro.

"Nuestros hallazgos sugieren que bloquear CEMIP podría ser una buena estrategia para prevenir o tratar la metástasis cerebral, y que monitorizar los niveles de CEMIP en tumores primarios podría permitirnos, por primera vez, predecir el riesgo de metástasis cerebral", explican los investigadores.

CEMIP se concentra a niveles especialmente altos en los exosomas de estas células, pequeñas cápsulas que son secretadas por las células y pueden circular en el cuerpo y ser absorbidas por otras células. En contraste, tiende a ser producida a niveles relativamente bajos por las células cancerosas que se diseminan a los huesos y otros órganos.

En este sentido, el equipo encontró evidencia de que los exosomas que contienen CEMIP de los tumores primarios de mama y pulmón son absorbidos principalmente por las células endoteliales que forman los vasos sanguíneos en el cerebro, así como por las células inmunes cercanas residentes en el cerebro, las llamadas células microgliales. La proteína desencadena cambios en estas células, incluido el aumento de la producción de moléculas inflamatorias que previamente se habían relacionado con la metástasis.