Una nueva vacuna previene el herpes genital en ratones y cobayas (Sci Immunol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) han desarrollado una vacuna contra el herpes genital. Probada tanto en ratones como en cobayas, la inmunización condujo a una gran protección contra el virus, según sus resultados, publicados en Science Immunology.

En el estudio administraron la vacuna a 64 ratones y luego los expusieron al virus del herpes genital. Después de 28 días se encontró que 63 de los animales tenían inmunidad esterilizante, lo que significa que no había rastros de infección o enfermedad por herpes después de la exposición. El único ratón que quedaba desarrolló una infección latente sin ninguna enfermedad genital previa.

De igual manera, 10 cobayas, animales que tienen respuestas a infecciones de herpes más parecidas a las de los humanos, también recibieron la vacuna y se fueron expuestas al virus. Ningún animal desarrolló lesiones genitales y solo dos mostraron alguna evidencia de que estuvieran infectados, pero la infección no presentaba una forma que los animales pudieran transmitir el virus.

"Estamos muy animados por el importante efecto inmunizador que nuestra vacuna tuvo en estos modelos animales. Basándonos en estos resultados, esperamos que esta vacuna pueda ser enseyada en estudios clínicos para probar tanto la seguridad como la eficacia de nuestro enfoque", ha señalado el investigador principal, Harvey Friedman.

Basándose en los enfoques de muchos investigadores de cáncer e inmunoterapia de vanguardia, el equipo creó su vacuna con ARN mensajero específico (ARNm), que puede crear proteínas necesarias para una respuesta inmunitaria fuerte. Esta vacuna estimula tres tipos de anticuerpos: uno que bloquea la entrada del virus del herpes a las células, y otros dos que aseguran que el virus no apague las funciones protectoras innatas del sistema inmunitario. Este enfoque difiere de otras vacunas contra el herpes, que solo se basan en el bloqueo de la entrada del virus como modo de atacarlo.