Una nueva técnica mejora la efectividad del tratamiento contra el glioblastoma y reduce los efectos adversos de la quimioterapia (Sci Rep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Cincinnati y la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos) han desarrollado una nueva técnica que mejora los tratamientos contra el glioblastoma. El equipo aplicó un proceso de fabricación industrial llamado electrospinning coaxial para crear membranas que contienen los fármacos para estos tumores.

El tratamiento se realiza directamente en la parte del cerebro donde se extirpa quirúrgicamente el glioblastoma, de forma que se puede aplica una dosis segura y efectiva del medicamento para estos tumores cerebrales sin exponer a los pacientes a los efectos secundarios tóxicos de la quimioterapia tradicional.

"La quimioterapia es esencialmente un tratamiento de cuerpo entero. El tratamiento tiene que atravesar la barrera hematoencefálica, lo que significa que la dosis de todo el cuerpo debe ser mucho mayor. Esto puede ser peligroso y tener efectos secundarios tóxicos", recuerda Andrew Steckl, autor principal del estudio, que se ha publicado en Scientific Reports.

El electrospinning coaxial combina dos o más materiales en una fibra fina compuesta por un núcleo de un material rodeado por una vaina de otro. Este proceso de fabricación permite a los investigadores aprovechar las propiedades únicas de cada material para administrar una potente dosis de medicamento inmediatamente o con el tiempo.

Al seleccionar los materiales base de la fibra y el grosor de la vaina, los investigadores pueden controlar la velocidad a la que se liberan estos medicamentos. Las fibras de electrospinning pueden liberar rápidamente un medicamento para el tratamiento a corto plazo, como el alivio del dolor o los antibióticos, mientras que, por ejemplo, la quimioterapia se libera durante un período más largo. "Podemos producir un perfil muy sofisticado de liberación de fármacos", comenta Steckl.

A diferencia de los tratamientos anteriores, las fibras de electrospinning proporcionan una dosis más uniforme con el tiempo. "Para el tratamiento actual, la mayoría de los medicamentos se liberan en una semana, pero nuestros discos presentaron la liberación hasta durante 150 días", señala el científico.

La quimioterapia con electrospinning coaxial mejoró las tasas de supervivencia en tres ensayos con animales que examinaron la seguridad, la toxicidad, la degradación de la membrana y la eficacia. "Esto representa una evolución prometedora para el tratamiento actual del glioblastoma", concluyen los autores.