Una nueva técnica ayuda a diseñar terapias más personalizadas para pacientes con cánceres avanzados


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (Estados Unidos) han creado, a través de la tecnología imPACT Isolation Technology, una nueva técnica que ayuda a diseñar terapias más personalizadas para personas con cánceres avanzados, según han presentado en una conferencia celebrada en San Francisco (Estados Unidos).

Esta tecnología está pensada para aislar células T específicas de neoepítopos y ha permitido a los investigadores caracterizar e identificar los neoantígenos que conducen a las respuestas antitumorales en un paciente tratado con anti-PD 1, así como bloquear y aislar los receptores de células T responsables de dicho efecto.

Hasta ahora, la terapia celular adoptiva, que consiste en extraer y recolectar células T de un paciente y diseñarlas en el laboratorio, se ha dirigido a antígenos compartidos. Eso restringe a muchas de las personas que potencialmente pueden ser tratadas con la terapia porque no todos los cánceres tienen el mismo antígeno al que se debe apuntar.

Ante este escenario, los investigadores analizaron las respuestas de las células T en dos pacientes con melanoma avanzado, uno que respondió a la terapia anti-PD1 y uno que no respondió a la terapia. Usando muestras recolectadas antes y durante el tratamiento, el equipo aisló las células T que reconocían específicamente las mutaciones en el tumor mediante el uso de la tecnología de aislamiento imPACT, desarrollada por PACT Pharma.

En concreto, la tecnología permite a los investigadores identificar las células T y sus receptores de células T, que tienen la capacidad de detectar mutaciones. Después de identificar los receptores de células T, se reintrodujeron en células T de sangre periférica utilizando un método de ingeniería genómica no viral para generar nuevas células T específicas para neoantígenos, los cuales se usaron para matar células de melanoma del mismo paciente.

"En el contexto de pacientes tratados con anti-PD-1, identificamos por primera vez qué mutaciones neoantígenas en el tumor están siendo atacadas por las células T. Más importante aún, pudimos identificar sus receptores de células T y ver que pueden matar específicamente a las células tumorales. Esperamos que una mejor comprensión de las respuestas de las células T que se producen después del bloqueo del punto de control inmune guíe el diseño de terapias de células T adoptivas personalizadas", concluyen los autores.