Una nueva prueba para el cáncer de cérvix detecta hasta el cien por cien de los casos (Int J Cancer)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio dirigido por científicos de la Queen Mary University of London (Reino Unido) han desarrollado una nueva prueba de cáncer cervical que ha detectado todos los cánceres en un ensayo clínico aleatorizado de 15.744 mujeres, superando a un coste reducido tanto la prueba actual de Papanicolaou como a la del virus del papiloma humano humano (VPH).

El estudio, publicado en el International Journal of Cancer, muestra que, a diferencia de la comprobación de patrones en el código genético del ADN que son indicativos del virus del papiloma humano (VPH), la nueva prueba analiza los marcadores químicos naturales que aparecen en la parte superior del ADN, lo que constituye su perfil epigenético.

"No solo estamos asombrados por lo bien que esta prueba detecta el cáncer cervical, sino que es la primera vez que alguien ha demostrado el papel clave de la epigenética en el desarrollo de un cáncer sólido importante utilizando datos de pacientes en la clínica. Estamos viendo cada vez más pruebas de que es la epigenética, y no las mutaciones del ADN, las que impulsan una amplia gama de cánceres tempranos, incluidos los de cérvix, anal, orofaringe, colon y próstata", explica el investigador principal, Attila Lorincz.

La detección para prevenir el cáncer cervical se realiza generalmente mediante de la prueba de Papanicolaou. Desafortunadamente, puede detectar solo alrededor del 50% de los cánceres cervicales.

Un método de detección cervical mucho más preciso consiste en evaluar la presencia de ADN del VPH, la causa principal pero indirecta del cáncer cervical. Sin embargo, solo identifica si las mujeres están o no infectadas con un VPH causante de cáncer, pero no sus riesgos reales de cáncer. Esto causa una preocupación innecesaria para la mayoría de las mujeres infectadas con el virus que obtienen un resultado positivo, pero que finalmente eliminarán el virus y no desarrollarán la enfermedad.

La nueva prueba ha resultado significativamente mejor que la prueba de Papanicolaou o la prueba de VPH. Detectó el 100% de los 8 cánceres cervicales invasivos que desarrollaron las 15.744 mujeres durante el ensayo. En comparación, la prueba de Papanicolaou solo detectó el 25% de los cánceres, y la prueba del VPH el 50%.

El estudio también analizó más de cerca un subconjunto de 257 mujeres VPH positivas que se seleccionaron de manera representativa del gran estudio. La nueva prueba detectó el 93% de las lesiones precancerosas en esas mujeres, en comparación con el 86% detectado mediante una combinación de la prueba de Papanicolaou y la prueba del VPH.

"Este es realmente un gran avance en la forma de tratar a las mujeres y hombres infectados con el VPH, que ascienden a miles de millones en todo el mundo, y va a revolucionar la detección. Nos sorprendió lo bien que esta nueva prueba puede detectar y predecir los cánceres cervicales tempranos años antes, con el cien por cien de los cánceres detectados, incluidos los adenocarcinomas, que es un tipo de cáncer cervical que es muy difícil de detectar. La nueva prueba es mucho mejor que lo ofrecido hasta ahora, pero podría tardar al menos cinco años en establecerse", concluye el investigador.