Una nueva función de la proteína HMGA1 abre la puerta al desarrollo de fármacos contra cáncer de mama triple negativo (Clin Cancer Res)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un trabajo liderado por Josep Villanueva, investigador principal del Grupo de Biomarcadores Tumorales del Vall d'Hebron Instituto de Oncología (VHIO), ha descubierto una función alternativa extracelular de la proteína HMGA1 relacionada con la invasión tumoral. Según detallan los responsables del estudio, este hallazgo abre la puerta a fármacos específicos para el cáncer de mama triple negativo.

El trabajo, publicado en Clinical Cancer Research y posible gracias a la Fundación Susan G. Komen, es fruto además de un esfuerzo colaborativo de investigadores del Vall d'Hebron Barcelona Hospital Campus, ya que también han participado investigadores del Vall d'Hebron Instituto de Investigación (VHIR) y del Departamento de Oncología y de Patología del Hospital Universitario Vall d'Hebron. Algunos investigadores además pertenecen a la red CIBERONC.

El descubrimiento llegó al analizar el secretoma de las células cancerígenas, y así vieron que HMGA1 se encontraba en un lugar diferente al que hasta entonces se conocía. El secretoma está compuesto por el conjunto de proteínas secretadas por las células. Estas proteínas se utilizan para mandar mensajes entre células, y realizan multitud de funciones.

Sin embargo, en el laboratorio del Grupo de Biomarcadores Tumorales del VHIO han descubierto que hay un grupo de proteínas teóricamente intracelulares que también se secretan en las células tumorales. Sus estudios sugieren que una fracción del proteoma intracelular podría desempeñar papeles imprevistos en el espacio extracelular durante la tumorogénesis.

"Uno de los objetivos de nuestro trabajo era buscar nuevas dianas terapéuticas para el cáncer de mama triple negativo que estuvieran relacionadas con la invasión tumoral. Para hacerlo, comparamos el secretoma de líneas invasivas y no invasivas y vimos que había un grupo de proteínas que no deberían estar ahí, ya que no estaban consideradas como una secreción clásica", apunta Villanueva.

Entre estas proteínas se encontraba HMGA1, que desde hace años se sabía que estaba relacionada con los procesos de metástasis e invasión del cáncer, pero que al encontrarse en el núcleo celular "no era viable como objetivo para el desarrollo de fármacos específicos dirigidos contra ella".

"Esta proteína tiene una hermana, que es HMGB1, y es un marcador de necrosis que se encuentra en la sangre. Es posible que toda la familia HMG tenga predisposición a estar en varios lugares, y es otra de las vías de investigación que se abren a raíz de este trabajo. Ahora la secreción de proteínas teóricamente intracelulares puede abrir nuevas vías para buscar fármacos antitumorales", continúa.

De acuerdo con los autores, el trabajo no solo permite que se empiecen a investigar nuevos fármacos que empleen a HMGA1 como diana, también ha servido para demostrar que puede ser utilizado como un biomarcador que prediga el inicio de la metástasis antes de que se produzca.

"Hemos demostrado una correlación entre la secreción de HMGA1 y su cambio en la localización subcelular (de nuclear a citoplásmico). Utilizando esta correlación hemos mostrado que la localización subcelular de HMGA1 en muestras clínicas predice la incidencia de metástasis en el cáncer de mama triple negativo", concluye Villanueva.