Una nueva formulación del acetato de abiraterona para el cáncer de próstata puede mejorar su eficacia un 40% (Int J Pharm)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una nueva formulación del fármaco contra el cáncer de próstata acetato de abiraterona, que actualmente se comercializa como Zytiga, mejora significativa la calidad de vida de los pacientes, según los ensayos preclínicos de la Universidad de Australia Meridional, que muestran que la nueva formulación mejora la eficacia del fármaco en un 40%.

Los resultados, publicados en el International Journal of Pharmaceutics, utiliza una formulación oral a base de aceite que no solo permite que una dosis más pequeña del medicamento sea eficaz, sino que también tiene el potencial de reducir drásticamente los posibles efectos secundarios, como la inflamación de las articulaciones y la diarrea.

A pesar de que Zytiga es la principal formulación para tratar el cáncer de próstata, la investigadora principal, Hayley Schultz, cree que la nueva formulación proporcionará en última instancia un mejor tratamiento para los pacientes.

"Muchos medicamentos son poco solubles en agua, por lo que cuando se ingieren entran en el intestino pero no se disuelven, lo que significa que su efecto terapéutico es limitado. Este es el caso de Zytiga. Aquí, solo el 10% de la dosis se absorbe, dejando el otro 90% sin disolver, donde simplemente pasa a través del cuerpo como residuo", explica Schultz.

Además, los pacientes que toman acetato de abiraterona deben ayunar durante dos horas antes de tomarlo, y otra hora después para lograr una absorción predecible. "Nuestra nueva formulación cambia esto. Usando aceites para imitar los efectos de los alimentos farmacéuticos, somos capaces de aumentar significativamente la solubilización y absorción del fármaco, haciéndolo más efectiva y un tratamiento mucho menos invasivo para los pacientes", indica la investigadora.

La nueva formulación utiliza niveles muy altos de acetato de abiraterona disuelto dentro de un aceite específico y encapsulado dentro de micropartículas porosas de sílice para formar un polvo que puede ser convertido en tabletas o llenado en cápsulas. Aplicado al tratamiento humano, podría reducir la dosis de 1.000 mg a 700 mg por día sin necesidad de ayunar.

Si el equipo puede asegurar la financiación, los ensayos clínicos podrían estar a solo dos años de distancia. "Basándonos en nuestro conocimiento del efecto de este fármaco en la alimentación farmacéutica, tenemos la hipótesis de que su absorción en humanos mejorará considerablemente con esta tecnología. Esta novedosa formulación es lo suficientemente flexible como para ser adoptada por miles de medicamentos diferentes; su potencial para ayudar a pacientes de todo tipo es exponencial", concluyen los científicos.