Una nueva estrategia terapéutica podría ser útil para los pacientes con cáncer de pulmón que tienen mutaciones en la vía KRAS (Cancer Res)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del Moffitt Cancer Center (Estados Unidos) han descubierto un nuevo enfoque de tratamiento que podría ayudar a los pacientes con cáncer de pulmón que tienen mutaciones en la vía KRAS, lo que supone casi el 30% del total de afectados con este tipo de tumor.

KRAS es un gen que regula la señalización celular de manera 'on' y 'off', lo que conduce a un crecimiento y división celular normal. Las mutaciones del gen KRAS hacen que la proteína ignore cualquier señal 'off' que recibe, lo que resulta en un crecimiento celular no controlado. Esta es la razón por la que los investigadores han estado investigando áreas de la vía KRAS como posibles dianas terapéuticas. Por ejemplo, en el melanoma, las terapias dirigidas a la mutación BRAF, una proteína en la vía KRAS, han dado lugar a una respuesta positiva del paciente.

Los investigadores creen que la quinasa MEK, que también se encuentra en la vía KRAS, puede ser una posible diana para el tratamiento del cáncer de pulmón. A través de una serie de pruebas de detección de fármacos, línea celular y experimentos con modelos animales, encontraron que las células de cáncer de pulmón tratadas con el inhibidor de MEK trametinib en combinación con el factor de necrosis tumoral alfa (TNFalfa) e interferón gamma dieron lugar a una muerte celular sustancialmente mayor que el tratamiento con un inhibidor del MEK solo.

En este estudio, publicado en Cancer Research, el equipo encontró que los inhibidores del MEK incrementan el número de receptores en la superficie de la célula para que TNFalfa los vincule, lo que conduce a la entrega de una señal de muerte celular más potente y sostenida. El interferón gamma, una citoquina conocida por ser crucial para la inmunidad antitumoral, aumenta aún más la actividad antitumoral de los inhibidores del MEK y TNFalfa. Los inhibidores del MEK también aumentan considerablemente la expresión de los genes diana TNFalfa e interferón gamma, lo que puede conducir a un aumento de la inmunidad antitumoral.