Una mayor estatura se asocia a un mayor riesgo de fibrilación auricular


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las personas más altas tienen un mayor riesgo de desarrollar fibrilación auricular, según un nuevo estudio de Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos).

La investigación, que revela una fuerte relación entre las variantes genéticas asociadas a la estatura y el riesgo de fibrilación auricular, es una de las primeras en demostrar que la altura puede ser un factor de riesgo causal, no correlacionado, para la fibrilación auricular. Los resultados se presentaron en las Sesiones Científicas 2019 de la American Heart Association, celebradas en en Filadelfia.

Los investigadores descubrieron que el riesgo de fibrilación auricular aumenta a medida que aumenta la altura, y cada aumento de una pulgada en la altura se traduce en un aumento de aproximadamente un 3% en el riesgo de fibrilación auricular, independientemente de otros factores clínicos.

"Nuestros hallazgos sugieren que puede ser beneficioso incorporar la altura en las herramientas de predicción de riesgo para fibrilación auricular -sugiere el autor principal, Michael Levin-. Si bien las pautas actuales desaconsejan la detección generalizada de fibrilación auricular, nuestros resultados muestran que cierto grupo de pacientes, específicamente pacientes muy altos, pueden beneficiarse de la detección".

Para examinar más la asociación entre la altura y la fibrilación auricular, los investigadores utilizaron datos del consorcio de Investigación Genética de Ensayos Antropométricos (GIANT), que estudió a más de 700.000 individuos para identificar variantes genéticas asociadas a la altura.

También examinaron datos del consorcio Genética de Fibrilación Auricular (AFGen), que estudió a más de 500.000 individuos para identificar variantes genéticas asociadas a la enfermedad.

Emplearon un método estadístico que utiliza la genética para estimar con precisión la relación entre dos rasgos. Su análisis reveló que las variantes genéticas asociadas a la altura también estaban fuertemente asociadas a la fibrilación auricular, lo que sugiere que el aumento de la altura puede ser una causa de la enfermedad.

Esta relación se mantuvo incluso después de ajustar los factores de riesgo tradicionales de fibrilación auricular, como las enfermedades cardíacas.

"Estos análisis muestran cómo podemos usar la genética humana para comprender mejor los factores de riesgo causales de enfermedades comunes", explicó el autor principal, Scott Damrauer.

"También ilustran cómo podemos combinar estadísticas a nivel de resumen de grandes estudios publicados con datos a nivel individual de biobancos institucionales para ampliar nuestra comprensión de la enfermedad humana", concluyó.