Una intervención impulsa la aceptación de la mamografía entre las supervivientes al cáncer infantil

  • Oeffinger KC & al.
  • J Clin Oncol
  • 1 jul. 2019

  • de Miriam Davis, PhD
  • Univadis Clinical Summaries
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • Una intervención sencilla que consiste en el envío de materiales por correo postal y asesoramiento telefónico mejora las tasas de mamografía, pero no logra mejorar las tasas de RM de mama entre las supervivientes al cáncer infantil con riesgo elevado de cáncer de mama por haber recibido radioterapia torácica anterior.
  • La falta de recomendación acompañante del médico se citó como una barrera importante contra la aceptación del cribado.

Por qué es importante

  • La Sociedad Estadounidense del Cáncer y otros organismos recomiendan la realización anual de mamografía de cribado y RM de mama en las supervivientes de riesgo elevado, pero con frecuencia no se sigue esta recomendación.
  • Los médicos también deben recomendar directamente el cribado a sus pacientes en riesgo.
  • Si aparece en este grupo de alto riesgo cáncer de mama, un nuevo estudio complementario halla una mortalidad más elevada en comparación con las mujeres que presentan enfermedad de nueva aparición.

Diseño del estudio

  • En el ensayo controlado aleatorizado EMPOWER (n = 204, edad de 25 a 50 años), se asignó a supervivientes al cáncer infantil en riesgo (radioterapia torácica ≥20 Gy) a la intervención o a un control de atención (se envió información por correo postal pero no se dio asesoramiento sobre el cáncer de mama).
  • Financiación: NIH, otros.

Resultados clave

  • Era más probable que las integrantes del grupo de intervención (frente a las personas de control) informaran de una mamografía (33,1 % frente al 17,6 %; riesgo relativo [RR]: 1,9; IC del 95 %: 1,1 - 3,3), el criterio de valoración principal, pero no de una RM.
  • La intervención obtuvo más éxito entre las mujeres con edades comprendidas entre los 25 y los 39 años (RR: 2,2; IC del 95 %: 1,1 - 4,7).
  • Las barreras para el cribado incluyeron la falta de recomendación médica (citada por entre el 29,4 % y el 37,5 %), el coste y la ausencia de síntomas.

Limitaciones

  • La información sobre la obtención de imágenes la dieron las propias pacientes.