Una ingesta adecuada de proteínas se relaciona con un menor riesgo de fragilidad en mujeres mayores (Eur J Nutr)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La ingesta adecuada de proteínas se asocia a un menor riesgo de fragilidad y prefragilidad en mujeres mayores, según un nuevo estudio de la Universidad de Finlandia Oriental y el Hospital Universitario de Kuopio (Finlandia). La ingesta adecuada de proteínas se definió como mínimo 1,1 gramo por kg de peso corporal.

La fragilidad es una condición multidimensional común en las personas mayores, y las afectadas tienen un riesgo elevado de dependencia y pérdida de movilidad, caída, fractura, multimorbilidad y mortalidad. La evidencia muestra una fuerte relación entre la fragilidad y la desnutrición, y las proteínas pueden ser el nutriente más importante en juego, principalmente por su efecto sobre la salud muscular.

En este trabajo, publicado en el European Journal of Nutrition, las participantes fueron 440 mujeres de 65 a 72 años de edad inscritas en el Osteoporosis Risk Factor and Prevention-Fracture Prevention Study. Su ingesta de proteínas en gramos por kg de peso corporal se calculó utilizando un registro de alimentos de tres días al inicio del estudio en 2003-2004.

En el seguimiento de tres años, entre 2006 y 2007, el fenotipo de fragilidad se definió como la presencia de tres o más, y prefragilidad como la presencia de uno o dos de los criterios de Fried: baja fuerza de agarre, baja velocidad de marcha, baja actividad física, agotamiento (definido mediante una baja puntuación de satisfacción con la vida), y pérdida de peso de más del 5%.

El estudio muestra que obtener la cantidad recomendada de proteína dietética se asocia a un menor riesgo de fragilidad y prefragilidad en mujeres mayores. Además, el consumo de proteínas animales se asoció a una menor probabilidad de fragilidad. La ingesta de proteínas recomendada para una persona mayor de 70 kg corresponde a una ingesta mínima de 77 g de proteínas. Para ilustrar, el contenido de proteínas de una pechuga de pollo por porción es de 25 g, un huevo hervido de 6 g y dos rebanadas de pan integral de 6 g.