Una elevada presencia molecular de VGLL3 en la piel explica por qué las mujeres contraen más enfermedades autoinmunes (JCI Insight)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) ha demostrado en un estudio con ratones que las mujeres sufren más enfermedades autoinmunes, como el lupus, por la elevada presencia molecular de la molécula VGLL3 en la piel.

El estudio, publicado en JCI Insight, ha tratado de explicar cómo la VGLL3 supone el desarrollo de diferentes trastornos y eventos en la piel que activan el sistema inmunitario, aún cuando no hay nada contra lo que defenderse. En esta investigación, han explicado que la elevada presencia de esta molécula en las células que conforman la piel pone en funcionamiento el sistema inmunitario, el cual produce una respuesta inmune autoatacante que afecta tanto a la dermis como a los órganos internos.

Los resultados del estudio han demostrado que las hembras de ratones presentan una presencia de VGLL3 en la piel más alta que los ratones masculinos.

En este sentido, los investigadores han señalado que la elevada presencia de esta molécula en la piel modifica los niveles de expresión de genes que conforman el sistema inmunitario. Así, han observado que estos cambios hacían que la piel de los ratones se volviese escamosa y cruda. Esto ocurre porque las células inmunitarias se incrementan, inundando la piel y los ganglios linfáticos, lo que conlleva la aparición de anticuerpos que pueden afectar a órganos internos.

En este contexto, aún no se ha demostrado por qué las células cutáneas femeninas presentan más VGLL3 que las masculinas. Sin embargo, este equipo de investigadores explica que puede deberse a que las mujeres presentan sistemas inmunes más fuertes para combatir infecciones.

"Parece que VGLL3 regula los genes de respuesta inmunitaria que han sido señalados como culpables del desarrollo de enfermedades autoinmunes comunes en las mujeres, pero que no parecen estar regulados por las hormonas sexuales", explica Johann Gudjonsson, director de la investigación, quien añade que la elevada presencia de VGLL3 en la piel de los ratones estudiados es suficiente para desarrollar un fenotipo que presenta similitudes con el lupus eritematoso sistémico, como la erupción cutánea o la lesión renal.

Por último, Michelle Kahlenberg, coautora del estudio, explica que se está investigando a pacientes con lupus para conseguir ahondar en la investigación y el tratamiento de esta enfermedad. Así, los expertos han concluido que este descubrimiento puede suponer un avance en el desarrollo de nuevas terapias para tratar el lupus en ambos sexos, ya que las técnicas actuales presentan efectos adversos que inducen mayor riesgo de cáncer.