Una dieta vegetariana parece asociarse a un mayor riesgo de ictus hemorrágico (BMJ)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las dietas vegetarianas (incluidas las veganas) y pescetarias pueden estar relacionadas con un menor riesgo de enfermedad coronaria que las dietas que incluyen carne, pero, al mismo tiempo, los vegetarianos y los veganos tienen un mayor riesgo cerebrovascular que los que comen carne.

Los hallazgos de un gran estudio del Reino Unido publicado en The BMJ sugieren que los veganos y vegetarianos tienen mayor riesgo particularmente de ictus hemorrágicos, que los investigadores achacan a unos posibles niveles bajos de colesterol total en la sangre o a una baja ingesta de ciertas vitaminas.

Un equipo del Departamento de Salud de la Población de Nuffield, Universidad de Oxford, utilizó datos del estudio EPIC-Oxford para explorar los riesgos de enfermedad cardiovascular e ictus en los consumidores de carne, pescetarios (aquellos que comen un poco de pescado pero no carne) y vegetarianos durante un período de 18 años.

El estudio, dirigido por Tammy Tong, incluyó información sobre 48.188 personas (edad promedio 45 años) que fueron reclutadas entre 1993 y 2001, y no tenían antecedentes de cardiopatía isquémica o ictus. Luego se agruparon en comedores de carne (24.428), pescetarios (7.506) y vegetarianos, incluidos veganos (16.254).

Se registraron 2.820 casos de enfermedad cardiovascular y 1.072 casos de ictus durante el período de estudio, incluidos 519 casos de ictus isquémico y 300 casos de ictus hemorrágico.

Después de tener en cuenta factores potencialmente influyentes, como el historial médico, el tabaquismo, el uso de suplementos dietéticos y la actividad física, los pescetarios y los vegetarianos presentaron 13% y 22% menos de riesgo de enfermedad coronaria que los consumidores de carne, respectivamente.

Por el contrario, los vegetarianos y veganos presentaron un riesgo 20% mayor de ictus que los que comían carne, lo que equivale a tres casos más de ictus por cada 1.000 personas durante 10 años, principalmente debido a una mayor tasa de ictus hemorrágico.

Los vegetarianos y veganos en el estudio tenían niveles más bajos de colesterol circulante y de varios nutrientes que los que comen carne (por ejemplo, vitamina B12), lo que podría explicar estos hallazgos, sugieren los autores.