Una dieta elevada en ácido linoleico puede resultar perjudicial durante el embarazo (J Physiol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

En las sociedades occidentales estamos ingiriendo cada vez más grasas omega 6, especialmente ácido linoleico, que están presentes en alimentos como las patatas fritas y el aceite vegetal. Una nueva investigación publicada en The Journal of Physiology muestra que el ácido linoleico puede promover la inflamación y estar asociado a un mayor riesgo de enfermedad cardiaca. Según los autores, seguir una dieta que triplique la ingesta diaria recomendada de ácido linoleico podría ser perjudicial durante el embarazo.

Los investigadores encontraron tres cambios en rata gestantes que consumían una dieta rica en ácido linoleico: su hígado tenía concentraciones alteradas de proteínas inflamatorias, sus concentraciones circulantes de una proteína que puede causar la contracción del útero durante el embarazo aumentaron y una hormona que puede regular el crecimiento y el desarrollo disminuyó.

Estos cambios pueden resultar en un mayor riesgo de complicaciones del embarazo y un desarrollo deficiente de los hijos. Si los efectos de una ingesta elevada de ácido linoleico son los mismos en ratas y humanos, esto sugeriría que las mujeres en edad fértil deberían considerar reducir la cantidad de ácido linoleico en su dieta.

Los científicos alimentaron a ratas durante diez semanas con una dieta con alto contenido de ácido linoleico, las aparearon y luego investigaron los efectos de la dieta en su embarazo y en los bebés en desarrollo. Analizaron específicamente cualquier cambio en el peso corporal y orgánico de las madres y sus bebés, y las concentraciones de proteínas inflamatorias hepáticas y circulantes, colesterol y leptina.

Las ratas suelen dar a luz a varias crías en cada embarazo. Las madres de rata que consumieron una dieta alta en ácido linoleico tuvieron un número reducido de crías machos. Es importante tener en cuenta que cuando los humanos consumen una dieta rica en ácido linoleico, la dieta también tiende a ser alta en grasas, azúcar y sal; pero en el estudio, el único cambio en la dieta fue un ácido linoleico más alto, pero no cambios en la grasa, el azúcar o la sal.

La autora principal del artículo, Deanne Skelly, de la Universidad de Griffith (Australia), apunta que "es importante que las mujeres embarazadas consideren su dieta, y nuestra investigación es otro ejemplo de que consumir demasiado de un cierto tipo de nutriente puede tener un impacto negativo en el bebé en crecimiento".