Una dieta baja en calorías previene los síntomas del asma, independientemente del contenido de grasa y azúcar (Sci Rep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de Johns Hopkins Medicine (Estados Unidos) han demostrado en un estudio con ratones que una dieta baja en calorías previene los síntomas del asma, independientemente del contenido de grasa y azúcar de la dieta. En su investigación, además, han constatado que la obesidad resultante de una dieta alta en calorías provoca síntomas de asma en los animales al causar inflamación pulmonar, ya que un medicamento que bloquea la inflamación alivia esos síntomas.

Estos resultados se suman a la evidencia que respalda los vínculos entre la obesidad, la inflamación y el asma, y el valor de los medicamentos antiinflamatorios para tratar los síntomas característicos del asma relacionados con la obesidad. Las personas obesas son mucho más propensas que las de peso normal a desarrollar ciertos tipos de asma o a que los síntomas de esta enfermedad aumenten.

"Estudios previos sugirieron que el alto contenido de grasa o azúcar en las dietas que conducían a la obesidad promovían la inflamación y causaban asma. Sin embargo, nuestro estudio muestra que la obesidad conduce a síntomas de asma asociados con la inflamación, independientemente de la composición de la dieta, y que la restricción de calorías por cualquier medio puede prevenir o tratar el asma al reducir la inflamación", explica el autor principal, Vsevolod Polotsky.

En este estudio, publicado en Scientific Reports, los investigadores alimentaron ratones machos normales con una de cuatro dietas: una dieta chow baja en calorías, que es una dieta estándar de laboratorio de alimentos crujientes sin restricciones de calorías; una dieta rica en calorías que contiene más calorías y grasas por gramo; una dieta rica en calorías que contiene más grasa por gramo y suplementada con azúcar adicional; y una dieta rica en calorías y con alto contenido de grasa, suplementada con azúcar.

Además, grupos separados de ratones fueron alimentados con dietas ricas en calorías, pero su ingesta diaria de alimentos se restringió para coincidir con la cantidad de calorías que los ratones comen en una dieta baja en calorías.

Después de ocho semanas, los ratones con cualquier dieta alta en calorías, cuya alimentación no estaba restringida, ganaron al menos 7 gramos más que los ratones con la dieta baja en calorías o los ratones con dietas con restricción de alimentos y ricas en calorías.

A continuación, los investigadores evaluaron la función pulmonar de los animales para ver si los ratones desarrollaban síntomas de asma al medir el estrechamiento de las vías respiratorias pulmonares cuando los ratones inhalaron diferentes dosis de metacolina, un fármaco que causa la constricción de las vías respiratorias.

Cuando se les administró una dosis de 30 miligramos por mililitro de metacolina, los ratones con todo tipo de dietas ricas en calorías cuya alimentación no estaba restringida tenían sus vías respiratorias constreñidas al menos 6,3 veces más que el valor inicial, mientras que en los ratones con dietas bajas en calorías o ratones con restricción de alimentos en las dietas altas en calorías, las vías respiratorias se contrajeron a lo sumo 4,7 veces más.

Los resultados de estas pruebas, similares a las utilizadas para detectar o diagnosticar el asma en personas, indicaron que los ratones con dietas ricas en calorías desarrollaron síntomas de asma, así como obesidad.

En estudios anteriores, Polotsky y su equipo demostraron que los ratones alimentados con dietas ricas en grasas durante dos semanas tenían niveles elevados de IL-1 B (interleucina-1 beta), una proteína cuya presencia indica inflamación en el cuerpo.

En sus nuevos experimentos, trataron de precisar más los vínculos entre la obesidad, la respuesta inflamatoria y el asma alimentando por primera vez a ratones con dietas ricas en grasa durante ocho semanas. Luego, inyectaron a un grupo de ratones un medicamento llamado anakinra todos los días durante dos semanas para bloquear la actividad de la proteína IL-B y, por lo tanto, de la inflamación, al evitar que alcance sus sitios objetivo. Debido a sus propiedades antiinflamatorias, la anakinra se usa para tratar la artritis reumatoide.

Al final de las ocho semanas, cuando se les administró una dosis de 30 miligramos por mililitro de metacolina para probar la capacidad de respuesta de sus vías respiratorias, los ratones obesos con anakinra tenían sus vías respiratorias constreñidas 2,9 veces más que el valor inicial, menor que el aumento de 5,1 veces observado en ratones obesos a los que no se dio el medicamento.