Una de cada siete muertes infantiles está causada por neumonía, gripe u otras infecciones respiratorias (Lancet Infect Dis)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

A pesar de los grandes descensos desde 1990 de las muertes infantiles por neumonía y gripe, estas y otras infecciones de las vías respiratorias inferiores siguen siendo una de las principales causas de muerte de niños menores de 5 años. Un nuevo estudio científico determina que son responsables de una de cada siete muertes infantiles en todo el mundo.

El estudio es parte del informe sobre la carga global de enfermedad, publicado en The Lancet Infectious Diseases.

"Nuestros hallazgos revelan que no existe una solución única para todos para reducir significativamente la mortalidad infantil por infecciones de las vías respiratorias inferiores en todos los países", señala Bobby Reiner, autor principal del estudio y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington (Estados Unidos).

El estudio encontró que las muertes infantiles por infecciones de las vías respiratorias inferiores disminuyeron en un 65% a nivel mundial entre 1990 y 2017, pasando de 2,3 millones a 809.000. Representaron el 15% del total de 5,4 millones de muertes infantiles en 2017. Casi la mitad ocurrió en India (185.429 muertes), Nigeria (153.069) y Pakistán (40.480) combinados.

De los 195 países estudiados, Níger experimentó la mayor disminución en la tasa de mortalidad, cayendo más de un 75%, de 1.349 muertes por 100.000 niños, la tasa más alta en todo el mundo en 1990, a 330 en 2017.

Sin embargo, el ritmo de progreso de las infecciones de las vías respiratorias inferiores se ha quedado atrás del de otras enfermedades infecciosas infantiles, como el tétanos y el sarampión.

El análisis proporciona estimaciones comparables de la mortalidad por infecciones de las vías respiratorias inferiores y los factores de riesgo asociados en 195 países y territorios. Además de la gripe y la neumonía, las infecciones de las vías respiratorias inferiores incluyen la infección por Haemophilus influenzae tipo b (Hib) y otros virus respiratorios.

Reiner y colegas encontraron que la incidencia de infecciones de las vías respiratorias inferiores disminuyó más lentamente que la mortalidad por IVR en la mayoría de los países, lo que sugiere que las mejoras en la protección contra la muerte probablemente superen las mejoras en la reducción del riesgo subyacente de infección.

Entre 1990 y 2017, el porcentaje global de personas que contrajeron infecciones de las vías respiratorias inferiores y posteriormente murieron se redujo a la mitad, del 2% al 1%. Pero en 2017, este porcentaje varió considerablemente según el país, desde menos del 0,1% en Arabia Saudí y Eslovenia hasta el 5,8% en Nigeria.

"Las infecciones de las vías respiratorias inferiores siguen siendo causas perniciosas y prevenibles de muerte prematura -reconoce Simon I. Hay, autor principal del estudio-. Acelerar su declive es esencial para las naciones que buscan alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible de la ONU para la mortalidad infantil de menores de 5 años".