Una combinación de seis anticuerpos permite trasplantes no compatibles y sin inmunosupresión continua en ratones (Cell Stem Cell)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) ha revelado que una combinación de seis anticuerpos puede preparar a ratones para recibir con éxito células madre inmunes y de la sangre de un donante inmunológicamente incompatible. Incluso los animales pueden aceptar un trasplante de órganos o tejidos que coincida con el de las células madre del donante sin requerir una supresión inmunológica continua.

Si los hallazgos se pueden confirmar en humanos, el trabajo podría transformar el tratamiento de personas con trastornos inmunitarios o hematológicos, al mismo tiempo que aumenta enormemente el conjunto de órganos disponibles para quienes necesitan trasplantes.

El trabajo, publicado en Cell Stem Cell, se basa en una serie de estudios recientes realizados en Stanford que pueden allanar el camino para el trasplante de células madre hematopoyéticas, para tratar con seguridad una variedad de trastornos. La técnica ahora se utiliza principalmente para tratar los cánceres hematológicos y trastornos del sistema inmunitario.

"La radiación y la quimioterapia son el estándar actual para preparar a los pacientes para un trasplante de médula ósea -explica uno de los autores, Irving Weissman-. Durante la última década, hemos estado trabajando para reemplazar paso a paso estos tratamientos no selectivos y peligrosos con anticuerpos dirigidos. Este estudio es un hito importante que comenzó con nuestro aislamiento de células madre de sangre purificada hace 30 años".

"Este estudio indica que es posible realizar estos trasplantes en ratones de una manera mucho más suave sin requerir una coincidencia completa entre el donante y las células madre receptoras -añade Benson George, estudiante graduado y autor principal del estudio-. También abre la puerta para aumentar la disponibilidad de órganos sólidos para trasplantes".

"Queríamos eliminar tres barreras principales: la toxicidad del procedimiento de acondicionamiento, la necesidad de tener un donante inmunológicamente compatible y las dificultades para trasplantar células madre hematopoyéticas purificadas", apunta George.

Los investigadores encontraron que el tratamiento de ratones con una combinación de seis anticuerpos específicos eliminó de manera segura y eficiente varios tipos de células inmunitarias en la médula ósea de los animales y permitió que las células madre hematopoyéticas puras y haploidénticas se injertaran y comenzaran a producir células sanguíneas e inmunitarias sin la necesidad de una inmunosupresión continua.

"Este hallazgo sugiere que, si estos resultados se replican en humanos, podríamos tener un niño con anemia de células falciformes en la clínica y, en lugar de considerar el trasplante de células madre como último recurso y dependiendo del hallazgo de un donante perfectamente compatible, podríamos recurra al trasplante con células madre de uno de los padres del niño como terapia de primera línea ", explica George.

Experimentos adicionales demostraron que los ratones tratados con los seis anticuerpos también podrían aceptar células madre hematopoyéticas purificadas totalmente desajustadas, como las que podrían obtenerse a partir de una línea de células madre embrionarias.

Después del trasplante con las células madre no coincidentes, los ratones receptores desarrollaron sangre y sistemas inmunitarios que contenían células tanto del donante como del receptor. Esto les permitió posteriormente aceptar trasplantes de tejido cardíaco de animales genéticamente idénticos a los animales donantes.

"Los sistemas inmunitarios existen juntos en una especie de simbiosis -explica el autor-, y consideran que tanto el tejido donante como el receptor son 'uno mismo'. Esto sugiere que puede ser posible realizar trasplantes de tallos haploidénticos seguros y alcanzables en pacientes humanos sin la necesidad de acondicionamiento con radiación o quimioterapia o inmunosupresión posterior".