Una alta variabilidad del peso, la presión arterial y la glucosa en sangre incrementan el riesgo de infarto de miocardio e ictus (Circulation)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las fluctuaciones en el peso, la presión arterial, los niveles de colesterol y los niveles de glucosa en sangre en personas sanas pueden estar asociadas a un mayor riesgo de infarto de miocardio, ictus y muerte por cualquier causa en comparación con personas con lecturas más estables, según una nueva investigación de investigadores de la Universidad Católica de Corea en Seúl (Corea del Sur), publicada en Circulation.

Este estudio sugiere que la alta variabilidad de estos factores de riesgo tiene un impacto negativo en las personas relativamente sanas y que tener múltiples medidas con alta variabilidad eleva el riesgo. En comparación con las personas que tuvieron mediciones estables durante un periodo de seguimiento promedio de 5,5 años, aquellos con la mayor variabilidad (en el 25% superior) en todas las mediciones registraron un 127% más de probabilidades de morir; un 43% más de probabilidades de tener un infarto, y un 41% más de probabilidades de experimentar un ictus.

Utilizando datos del sistema del Seguro Nacional de Salud de Corea, los investigadores examinaron datos sobre 6.748.773 personas que no habían tenido ataques cardiacos previos y que estaban libres de diabetes, presión arterial alta o colesterol elevado al comienzo del estudio. Todos los participantes tuvieron al menos tres exámenes de salud entre 2005 y 2012. Los registros de las evaluaciones documentaron el peso corporal, la glucosa en sangre en ayunas, la presión arterial sistólica y el colesterol total.

Debido a que la alta variabilidad podría ser el resultado de cambios positivos o negativos, los investigadores analizaron por separado el efecto de la variabilidad en los participantes que mejoraron o empeoraron más del 5% en cada medición. Tanto en los grupos en los que las medidas mejoraron como en los empeoraron, la alta variabilidad se asoció a un riesgo de muerte significativamente mayor.

"Los proveedores de atención médica deben prestar atención a la variabilidad en las mediciones de la presión arterial, el colesterol y los niveles de glucosa del paciente, así como el peso corporal. Intentar estabilizar estas medidas puede ser un paso importante para ayudarlos a mejorar su salud", dice el autor principal del estudio, Seung-Hwan Lee.