Un tratamiento frena la transmisión de hepatitis C en trasplantes de corazón y pulmón (N Engl J Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Especialistas en enfermedades infecciosas junto con médicos y cirujanos de trasplante del Brigham and Women's Hospital de Boston (Estados Unidos) han desarrollado un tratamiento antiviral de cuatro semanas que permite frenar la transmisión de hepatitis C de donantes de órganos infectados a receptores de un trasplante de corazón o pulmón.

Ann Woolley, autora del estudio, explica en un artículo publicado en The New England Journal of Medicine que este tratamiento, iniciado en el momento de la cirugía, tuvo una tasa de éxito total en el tratamiento de este virus.

Para el estudio se ha contado con una muestra de 35 pacientes, de los cuales todos presentaban el virus de forma indetectable y cuyos órganos trasplantados continuaban en funcionamiento varios meses después de la cirugía. En este sentido, el equipo ha destacado que tras el trasplante se podían apreciar evidencias de este virus, sin embargo, con la aplicación rápida y preventiva del tratamiento los receptores eliminaron la infección en dos semanas.

Asimismo, los autores han destacado la importancia de la menor duración del tratamiento, ya que hasta ahora el proceso más común para eliminar la hepatitis C se extendía a un periodo de entre 8 y 12 semanas, lo que provocaba una peor calidad de vida del paciente.

"Los datos muestran que, a pesar de todo, la transmisión se produce; sin embargo este tratamiento conlleva una eliminación rápida del virus. Estos datos demuestran cómo la terapia preventiva puede detener la transmisión con menor medicación, interacciones medicamentosas y coste", ha explicado Lindsey Baden, coautor del trabajo.

Por otra parte, el equipo también ha analizado los resultados de seguridad, demostrando que no existen efectos secundarios. Sin embargo, los investigadores han informado sobre el rechazo celular agudo en pacientes con trasplante de pulmón, pero esta tendencia no ha sido estadísticamente significativa.

"Este estudio ha supuesto una oportunidad única para explorar la utilización de órganos torácicos de donantes con hepatitis C para el trasplante, que hasta la fecha han sido infrautilizados a pesar de ser relativamente comunes en la población de donantes", concluye Hilary Goldberg, director médico del programa de trasplante de pulmón y jefe del programa de aseguramiento de la calidad de trasplante de órganos sólidos y mejora de procesos en Brigham and Women's Hospital.