Un superreceptor ayuda a matar las células infectadas por el VIH (Sci Inmmunol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Aunque los avances terapéuticos contra el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) han conducido a que la enfermedad ya no sea en gran medida mortal, el mundo aún carece de una verdadera terapia que pueda erradicar el virus en una población globalmente diferente y genéticamente distinta.

Investigadores de la Universidad de Monash, en Australia, junto con colegas del Instituto Pasteur en París, en Francia, han descubierto un conjunto único de superreceptores en las células inmunitarias capaces de matar el VIH en poblaciones genéticamente diversas, lo que las convierte en potenciales candidatos para tratamientos de inmunoterapia, según publican en Science Immunology.

Stephanie Gras y su equipo estudiaron a 15 individuos únicos que habían sido infectados por el VIH (cohorte ANRS CO21 CODEX), pero tienen sistemas inmunitarios que los protegen de la progresión a sida. Estas personas, llamadas controladores de élite, podrían tener pistas sobre la cura de la enfermedad.

Después de la infección por VIH, los linfocitos T CD4, que son una parte importante de nuestro sistema inmune protector, pueden agotarse y disminuir dramáticamente en número, lo que da lugar a un sistema inmunitario débil con la progresión de la enfermedad a sida. Estas células T CD4 pueden permanecer bajas incluso cuando la enfermedad se mantiene bajo control con la terapia antirretroviral (TAR), que reduce el riesgo de mortalidad pero no erradica el virus.

Gras y colegas descubrieron que los controladores de élite pueden retener las células T CD4 de mayor calidad y detectar y reaccionar a pequeñas cantidades de virus, lo que representa una gran oportunidad para estudiar su posible papel en la infección del VIH.

"Descubrimos que esos linfocitos T CD4, generalmente considerados células auxiliares para los linfocitos T CD8 asesinos que destruyen las células infectadas, podrían convertirse en células asesinas en los controladores del VIH. Estos linfocitos CD4 + T asesinos podrían reconocer cantidades muy bajas de VIH gracias a la expresión de los receptores de linfocitos T "súper" en su superficie. Es importante destacar que cuando estudiamos estos receptores, encontramos receptores idénticos en múltiples controladores del VIH", Gras.

"La probabilidad de encontrar exactamente el mismo receptor de linfocitos T en diferentes individuos es extremadamente baja, como ganar la lotería, y es probable que desempeñe un papel en el control del VIH", dice la autora del estudio, Carine Farenc, de Monash.

Los receptores de linfocitos T reconocen los fragmentos de virus o las bacterias unidos a una molécula especializada llamada antígeno leucocitario humano (HLA).

Los investigadores de la Universidad de Monash utilizaron el sincrotrón australiano para estudiar la unión de este superreceptor de linfocitos T en un compuesto con el antígeno del VIH. Esto reveló otra característica notable de esos linfocitos T CD4 asesinos: su capacidad de reconocer el fragmento de VIH en individuos genéticamente diversos (con diferentes moléculas de HLA).

Gras y sus colegas descubrieron que estos linfocitos T CD4 asesinos pueden unirse a las moléculas de HLA compartidas por una cuarta parte de la población mundial, una cifra que probablemente aumente a medida que avancen los estudios, según Gras.