Un simulador comprueba el resultado de una operación de la vista antes de pasar por el quirófano (Sci Rep)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha diseñado un nuevo simulador visual binocular portátil que permite comprobar el resultado de una operación de vista antes de pasar por el quirófano. Según han asegurado en rueda de prensa, prevén lanzarlo a principios del año que viene, y que sea "muy asequible" y de "bajo coste".

Este dispositivo es el primero en el mundo capaz de aportar a pacientes y cirujanos una experiencia realista de los efectos de una lente multifocal antes de ser implantada en el ojo. Estas lentes multifocales se utilizan en las cirugías de cataratas para reemplazar el cristalino cuando ha perdido su transparencia o para corregir la presbicia. Hay diferentes diseños de lentes en el mercado, y elegir uno u otro depende de la tolerancia y preferencia de cada paciente.

"Es una técnica disruptiva basada en óptica adaptativa que proviene de la astronomía, y se usa en telescopios", ha explicado la investigadora del CSIC Susana Marcos, del Instituto de Óptica, quien señala que "la posibilidad de que el paciente experimente una visión con una lente multifocal antes de la cirugía es muy atractiva para reducir la incertidumbre y para manejar las expectativas",

Su equipo en el Laboratorio de Óptica Visual y Biofotónica lleva años desarrollando tecnologías de simulación de visión simultánea con el objetivo de evaluar la calidad visual con nuevos diseños de lentes multifocales antes de que sean implantados o incluso fabricados.

Ahora, en un artículo publicado en Scientific Reports, han presentado SimVis, este simulador visual binocular ligero que es autónomo y portátil que se puede controlar de forma inalámbrica mediante una aplicación móvil o una tablet. Con este dispositivo, es posible no solo controlar las lentes del dispositivo, sino también realizar un seguimiento de las pruebas realizadas en cada paciente, independientemente de dónde se encuentren.

Los investigadores del CSIC validaron el realismo del simulador en un grupo de pacientes, tras comparar la agudeza visual obtenida a diferentes distancias a través de una lente trifocal comercial, con puntos focales para distancias cercanas, intermedias y largas, y a través de la misma lente simulada por un modulador de luz espacial (otra simulando tecnología) y por SimVis.

"En el estudio, hemos comparado nuestra tecnología con las lentes intraoculares reales, que se incrustan en una cirugía de cataratas, y los cristales líquidos. Los resultados han sido muy positivos. Los pacientes pueden distinguir diferencias entre las lentes y decidir si prefieren unas u otras", detalla en la rueda la investigadora del CSIC María Viñas, primera autora del artículo.

Según ha explicado, la respuesta a la multifocalidad depende de los pacientes, pero la lente trifocal real y la simulada ofrecieron la misma respuesta visual en cada paciente.

La tecnología desarrollada por este grupo de científicos del CSIC está protegida por cuatro patentes, una de ellas recibió el Premio a la Mejor Patente del Año de la Fundación Madrid+d, propiedad del CSIC y licenciada a la empresa 2EyesVision, una spin-off fundada, entre otros, por algunos de los investigadores del estudio.