Un regulador genético facilita la metástasis del cáncer de páncreas (Cancer Res)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Tohoku (Japón) han descubierto que un regulador genético llamado BACH1 facilita la propagación del cáncer de páncreas a otras partes del cuerpo. Los científicos, que publican su descubrimiento en Cancer Research, apuntan que los medicamentos que controlan este regulador podrían mejorar el pronóstico de la enfermedad.

"El cáncer de páncreas es una enfermedad maligna con uno de los peores pronósticos. Una de las razones es que las células de este tumor sufren metástasis rápidas y profundas en otros órganos, como el hígado. Encontramos cómo las células cancerosas del páncreas adquieren esta capacidad para la metástasis", explica el líder de la investigación, Kazuhiko Igarashi.

Los autores investigaron los efectos de silenciar y sobreexpresar el factor de transcripción BACH1 en las células cancerosas del páncreas. Estudios anteriores ya habían identificado un papel para este regulador genético en la promoción de la metástasis del cáncer de mama. Pero su papel en los tumores de páncreas era desconocido. El equipo también injertó células de cáncer de páncreas con y sin la alteración del gen BACH1 en ratones. Finalmente, estudiaron los niveles de BACH1 en los tejidos del cáncer de páncreas humano y los compararon con sus tasas de supervivencia.

Sus investigaciones demostraron que BACH1 reduce la expresión de algunos genes implicados en la interacción entre células, y mejora la expresión de otros que hacen que las células pierdan su adherencia entre sí, haciéndolas más móviles e invasivas.

Por ejemplo, se descubrió que BACH1 desempeñaba un papel en la represión del gen FOXA1 y en la activación del gen SNAI2, lo que en última instancia conduce a la supresión de un gen llamado CDH1. Este gen codifica para una proteína llamada E-cadherina, una de las moléculas de superficie celular más importantes involucradas en la adhesión de célula a célula.

"Al reducir o suprimir la actividad de la BACH1, el potencial metastásico de las células cancerígenas del páncreas se redujo enormemente en un modelo de ratón. También encontramos que los pacientes del Hospital Universitario de Tohoku mostraron un peor pronóstico cuando sus células cancerosas de páncreas expresaban niveles más altos de BACH1", detalla Igarashi.