Un proyecto europeo liderado por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) crea un detector de alergias a antibióticos rápido, económico y no invasivo


  • Eliana Mesa
  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Puntos clave

  • La UPV lidera un equipo europeo que diseña un nuevo dispositivo de bajo coste para detectar hasta diez tipos de alergias distintas
  • El equipo que se ha desarrollado en este proyecto es mucho más seguro, más rápido y genera muchos menos costes.

 La detección de alergias a antibióticos se lleva a cabo mediante pruebas cutáneas que implican actuaciones invasivas, con las molestias que ello conlleva. Aunque existen métodos in vitro, estos no son lo suficientemente sensibles, lo que puede provocar un diagnóstico impreciso. Además, hoy en día sólo se analizan unos pocos alérgenos, y las pruebas son lentas y caras.

Actualmente el diagnóstico comienza con una historia clínica del paciente y pruebas cutáneas que son invasivas. Además, se llevan a cabo pruebas analíticas y de exposición al fármaco, lo que puede suponer un mayor riesgo para el paciente.

Un grupo de investigadores europeos, liderado por la Universitat Politècnica de València (UPV) ha desarrollado el proyecto europeo Cobiophad. Este proyecto ha desarrollado un equipo biofotónico más seguro, más rápido, de bajo coste y alta sensibilidad, que permite detectar, de forma no invasiva y con una mínima muestra de sangre, alergias a antibióticos como la amoxicilina o la penicilina en menos de una hora.