Un procedimiento de terapia génica consigue revertir la diabetes tipo 2 y la obesidad en ratones (EMBO Mol Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un equipo de investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) ha conseguido curar la obesidad y la diabetes tipo 2 en ratones mediante terapia génica, introduciendo un gen para llevar a cabo diversas funciones.

Se trata de la introducción de un virus modificado (AVV) que transporta el gen FGF21 (factor de crecimiento fibroblástico 21), lo que permite la manipulación genética del hígado, del tejido adiposo o del músculo esquelético, y al inducir su producción se ha comprobado que el animal reduce su peso y la resistencia a la insulina que provoca el desarrollo de la diabetes tipo 2, según informa la UAB en un comunicado.

En el caso de la obesidad, la terapia ha sido probada con éxito en dos modelos, la inducida genéticamente y por la dieta, y los científicos han observado que al administrar la terapia en ejemplares sanos ha provocado un envejecimiento más saludable, protegiéndoles del sobrepeso y de la resistencia a la insulina asociados a la edad.

Estas conclusiones se han obtenido después de un año y medio de observaciones y los resultados, publicados en EMBO Molecular Medicine, se han reproducido manipulando genéticamente diversos tejidos para que produzcan la proteína FGF21, ya sea el hígado, el tejido adiposo o el músculo, un aspecto que permite seleccionar el "más apropiado", pudiéndolo aplicar a cualquiera de los otros en caso que falle uno, señala la directora del estudio, Fátima Bosch.

La investigadora Verónica Jiménez subraya que "es la primera vez que se logra contrarrestar la obesidad y la resistencia a la insulina a largo plazo" mediante la administración de una sola sesión de terapia génica y ha garantizado que es un procedimiento seguro y eficaz.

Bosch prevé que el siguiente paso será "probar esta terapia en animales más grandes para, después, comenzar los ensayos clínicos en pacientes", ya que es una práctica aprobada en Europa y Estados Unidos para el tratamiento de varias enfermedades.

Otra de las lecturas que ha permitido hacer esta investigación es que la administración de la terapia génica tiene un efecto protector contra el riesgo de formación de tumores cuando el hígado está sometido a una dieta hipercalórica durante mucho tiempo.