Un patrón de sueño saludable podría atenuar el riesgo de enfermedad cardiovascular asociada al estilo de vida

  • Song Q
  • Mayo Clin Proc

  • Maria Baena
  • Resúmenes de artículos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Reseñado por Pavankumar Kamat | Informes Clínicos | 23 de febrero de 2022

Conclusión práctica

  • La adherencia a un patrón de sueño saludable puede atenuar las asociaciones adversas entre el estilo de vida desfavorable y el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Relevancia

  • Los hallazgos indican que la adherencia a un estilo de vida favorable junto con un patrón de sueño saludable pueden ayudar a prevenir la enfermedad cardiovascular.

Diseño del estudio

  • Estudio de cohortes prospectivo que incluyó a 393.690 participantes sin enfermedad cardiovascular (edad, 37-73 años), identificados en la base de datos del Biobanco del Reino Unido (2006-2010).
  • Los patrones de sueño se evaluaron utilizando 5 comportamientos de sueño individuales (duración del sueño, cronotipo, insomnio, ronquidos y somnolencia diurna).
  • Resultado primario: enfermedad cardiovascular incidente. Resultados secundarios: infarto de miocardio e ictus.
  • Financiación: Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre y otros.

Resultados fundamentales

  • Durante una mediana de seguimiento de 8,93 años, se informaron 10.218 casos de eventos de enfermedad cardiovascular incidente, incluidos 6.595 infarto de miocardio y 3.906 ictus.
  • Los patrones de sueño modificaron significativamente la asociación de la puntuación del estilo de vida con la enfermedad cardiovascular incidente (pinteracción=0,007) y el infarto de miocardio (pinteracción=0,004).
  • En los participantes con un patrón de sueño deficiente, un estilo de vida desfavorable (aumento por puntuación) se asoció con (hazard ratio ajustado [HRa]; IC del 95 %):
    • 25 % más de riesgo de enfermedad cardiovascular incidente (1,25; 1,13 a 1,39); y
    • 29 % más de riesgo de infarto de miocardio (1,29; 1,13 a 1,47).
  • En los participantes con un patrón de sueño saludable, un estilo de vida desfavorable se vinculó con (HRa; IC del 95 %):
    • 18 % más de riesgo de enfermedad cardiovascular incidente (1,18; 1,15 a 1,21); y
    • 17 % más de riesgo de infarto de miocardio (1,17; 1,13 a 1,21).

Limitaciones

  • Los datos sobre los comportamientos del sueño fueron autodeclarados.
  • Riesgo de confusión residual.