Un olfato deficiente aumenta el consumo de dietas poco saludables y la posibilidad de desarrollar obesidad


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del CIBEROBN en la Universidad de Valencia dirigidos por Dolores Corella han demostrado que la capacidad olfativa es uno de los principales factores que se relacionan con patrones de dieta poco saludables y más obesidad. El equipo ha desarrollado un nuevo biomarcador genómico de medida indirecta de la capacidad olfativa.

Así lo expusieron durante el X Simposio Científico del CIBEROBN, que reunió en Madrid a más de un centenar de expertos nacionales e internacionales, y donde explicaron que este biomarcador permite, por un lado, agilizar el sistema actual de medición basado en tests largos y tediosos, y, por otro, realizar esta medición en personas a las que no se les puede realizar el test de percepción de olor.

"Para ello hemos medido la capacidad olfativa en 300 personas mediante un test muy completo, diseñado y validado en Alemania, que nos da, de manera cuantitativa, la puntuación global de percepción de olor y otras puntuaciones como detección de olores, discriminación y umbral de detección", explicó Corella.

Por otro lado, el encuentro se centró en el papel de la adipobiología en la encrucijada de la investigación de la obesidad de mano de las investigadoras María Jesús Moreno-Aliaga y Sonia Fernández-Veledo. Durante su intervención, Moreno-Aliaga abordó los efectos metabólicos de mediadores lipídicos derivados de los ácidos grasos omega-3 en los tejidos adiposos y la sensibilidad a la insulina en la obesidad.

"Nuestros estudios se han centrado en caracterizar las acciones de Maresina 1 (MaR1), un medidor lipídico derivado de DHA, con una potente actividad antiinflamatoria y prorresolutiva, en obesidad y resistencia a insulina. MaR1 podría ser un candidato terapéutico prometedor para combatir la obesidad y sus comorbilidades asociadas como la resistencia a la insulina, la diabetes tipo 2 y la enfermedad de hígado graso no alcohólico", declaró la investigadora.

Por su parte, la intervención de Fernández-Veledo se centró en el succinato, un metabolito conocido por sus funciones energéticas en la mitocondria, pero que a su vez es capaz de actuar fuera de la célula como si fuese una hormona, modificando el metabolismo energético y participando en los procesos inflamatorios.

Identificar la causa de los niveles incrementados de succinato en obesidad y diabetes ha sido otro uno de los objetivos del grupo de Fernández-Veledo. El último trabajo de su grupo demostró que los niveles de circulante en sangre son un excelente predictor de remisión de diabetes en pacientes obesos diabéticos sometidos a cirugía bariátrica.

"Es decir, los niveles de succinato en sangre antes de la cirugía pueden determinar con precisión qué pacientes van a presentar una remisión de ésta una vez intervenidos. Hemos obtenido un algoritmo de respuesta a la cirugía que mejora todos los existentes y aporta una herramienta sencilla y precisa para poder saber con fiabilidad qué paciente se va a beneficiar más de la cirugía para controlar su diabetes", confirmó la investigadora.