Un nuevo modelo predictivo puede ayudar identificar a los pacientes con mayor riesgo de cáncer de páncreas (Cancer Epidemiol Biomarkers Prev)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard (Estados Unidos) han desarrollado un modelo de predicción de riesgos que combina factores genéticos y clínicos con biomarcadores circulantes para identificar a las personas con un riesgo significativamente más alto de lo normal de desarrollar cáncer de páncreas.

"El cáncer de páncreas es un cáncer particularmente mortal, con cerca del 80% de los pacientes diagnosticados con una enfermedad avanzada e incurable. Descubrirlo en una etapa temprana hace que sea más probable que la cirugía sea una opción, aumentando las posibilidades de supervivencia", explica Peter Kraft, autor principal del trabajo, que publicado en Epidemiology, Biomarkers & Prevention.

Las técnicas de detección existentes, como la resonancia magnética, no se recomiendan para la población general porque pueden generar tasas excesivas de falsos positivos. Son más apropiadas para las personas con mayor riesgo de cáncer de páncreas y, por lo tanto, mejorar la identificación de la población de alto riesgo podría mejorar la prevención y los esfuerzos de detección adaptados.

Los factores de riesgo del cáncer de páncreas incluyen los antecedentes familiares, enfermedades crónicas como la diabetes y la pancreatitis, y el tabaquismo. Los estudios prospectivos han demostrado que ciertos biomarcadores circulantes relacionados con la resistencia a la insulina también han demostrado influir en el riesgo. "Estos factores han sido investigados individualmente, y en este estudio, quisimos examinar el efecto combinado de factores clínicos, variantes de predisposición genética comunes y biomarcadores circulantes", detalla Kraft.

Este estudio examinó datos de cuatro grandes estudios de cohorte prospectivos. Analizaron los datos de 500 pacientes diagnosticados con adenocarcinoma pancreático primario entre 1984 y 2010, así como 1.091 controles. El estudio incluyó solo a participantes blancos no hispanos de Estados Unidos, porque las variantes de riesgo genómico se han confirmado en la población blanca pero no en otros grupos.

Los investigadores recopilaron datos sobre el estilo de vida y las características clínicas de los cuestionarios de los pacientes, muestras de sangre y ADN genómico de los leucocitos de la sangre periférica de los participantes. Calcularon una puntuación de riesgo genético ponderada basada en los datos de dos grandes estudios de asociación genómica.

Desarrollaron tres modelos de riesgo relativo para hombres y mujeres por separado. Uno presentaba solo factores clínicos; otro añadía la puntuación de riesgo genético ponderado a los factores clínicos; y el tercero añadía biomarcadores como la proinsulina, la adiponectina, la IL-6 y los aminoácidos de cadena ramificada total.

Finalmente, los modelos identificaron subconjuntos de participantes que tenían un riesgo 3 veces mayor de cáncer de páncreas que la población general. El modelo que solo presentaba características clínicas identificó el 0,2% de los hombres y el 1,5% de las mujeres que tenían un riesgo 3 veces mayor. El modelo que combinaba factores clínicos y genéticos identificó al 0,3% de los hombres y al 2,3% de las mujeres con un riesgo 3 veces mayor.

El modelo que añadió una puntuación de riesgo genético ponderado y biomarcadores circulantes identificó al 1.8% de los hombres y al 0.7% de las mujeres que tenían un riesgo 3 veces mayor. El modelo integrado final identificó al 2,0% de los hombres y al 2,3% de las mujeres que tenían un riesgo al menos 3 veces mayor que el promedio en 10 años de seguimiento. Los individuos en el 1% superior de riesgo tenían un 4% de riesgo de por vida de cáncer de páncreas.

Aunque este modelo tendría que ser confirmado y estudiado en otras poblaciones, Kraft asegura que el estudio indica que la combinación de biomarcadores con factores clínicos y genéticos puede resultar en una mejor identificación de las personas que podrían beneficiarse de la detección temprana del cáncer de páncreas.