Un nuevo método diagnóstico permite determinar la consistencia del cáncer de hígado (Cancer Res)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores del Charité-Universitätsmedizin Berlin (Alemania) han desarrollado una nueva técnica de diagnóstico que permite determinar la consistencia del cáncer de hígado, según publican en Cancer Research.

En concreto, utilizaron tomoelastografía para visualizar las propiedades mecánicas de los tumores hepáticos, mostrando por primera vez la relación que existe entre las propiedades de los líquidos del tejido y el desarrollo de neoplasias hepáticas.

El cáncer de hígado ya es el quinto tipo de cáncer más común en todo el mundo y su incidencia está aumentando. Las personas con mayor rigidez hepática tienen un mayor riesgo de desarrollar lesiones hepáticas malignas.

Tanto la fibrosis como la cirrosis hepáticas pueden aumentar la rigidez. Hasta ahora, se sabía poco sobre la forma en que interactúan los tejidos sólidos y fluidos y cómo esta interacción podría afectar el desarrollo de lesiones hepáticas malignas.

En concreto, el procedimiento utilizado permite mapear la propagación de ondas mecánicas dentro del hígado. La tomoelastografía es particularmente sensible a los cambios en las propiedades del tejido sólido-fluido de los tejidos blandos, por lo que como técnica de diagnóstico puede proporcionar imágenes particularmente detalladas de tumores malignos hepáticos.

De esta forma, los autores comprobaron que las neoplasias hepáticas contienen tejidos con propiedades rígidas y fluidas, mientras que los tejidos circundantes son predominantemente sólidos. Hasta ahora, los investigadores habían asumido que todos los cánceres tienen una consistencia sólida.

"Nuestros hallazgos con respecto a estas propiedades mecánicas inusuales pueden ser indicativos de un patrón general para el crecimiento del cáncer. Nuestros hallazgos pueden ayudar a los investigadores a desarrollar medios completamente no invasivos para distinguir entre benignos y malignos lesiones. Antes de llegar a esa etapa, sin embargo, necesitaremos más estudios exhaustivos para evaluar el rendimiento y la precisión de la tomoelastografía en el diagnóstico del cáncer", concluyen.