Un nuevo mecanismo podría proteger contra enfermedades degenerativas como el Alzheimer y la DMAE (PNAS)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una nueva investigación del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Louisiana (Estados Unidos) ha encontrado un nuevo mecanismo por el cual una clase de moléculas descubiertas por su laboratorio puede proteger el cerebro y células retinianas contra enfermedades neurodegenerativas como la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) y el Alzheimer, según publican en Proceedings of the National Academy of Sciences.

La investigación, dirigida por Nicolas Bazan, identifica los elovanoides como un nuevo enfoque terapéutico potencial para estas patologías. "Es el primer informe de que los elovanoides son terapias senolíticas potenciales porque apuntan y detienen drásticamente la expresión génica involucrada en trastornos celulares, incluidos los programas de genes de senescencia y muerte de células de retina en condiciones que recapitulan enfermedades degenerativas de la retina -señala Bazan-. Dado que la retina es clave en la DMAE y una parte integral del sistema nervioso, los descubrimientos reportados también son aplicables a la enfermedad de Alzheimer y otras patologías neurodegenerativas".

A medida que los humanos envejecen, las células funcionan gradualmente de manera más lenta y eventualmente se vuelven senescentes, perdiendo su capacidad de dividirse y renovarse. Si bien la senescencia puede ser beneficiosa a edades más tempranas, entre otras cosas, ayudando a la curación de heridas y evitando el desarrollo de tumores, a edades más avanzadas los tejidos se 'ensucian' con estas células disfuncionales, que luego atraen células inmunes inflamatorias.

Junto con las acumulaciones de la proteína beta amiloide en el cerebro y los tejidos de la retina, la inflamación crónica resultante puede conducir a la muerte de las células cerebrales y fotorreceptoras y al desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.

En modelos experimentales de DMAE y Alzheimer, el equipo de Bazan descubrió que los elovanoides, mensajeros químicos bioactivos hechos de ácidos grasos poliinsaturados de cadena muy larga omega-3, contrarrestan estos procesos.

Estos nuevos compuestos se dirigen a genes de senescencia, una proteína clave de senescencia y la expresión de genes relacionados con la senescencia en las células epiteliales del pigmento retiniano. Los elovanoides también restauraron la estructura y la integridad de las células epiteliales y fotorreceptoras de la retina después de ser dañadas por la beta amiloide. En general, fomentan la reparación, remodelación y regeneración.

"Demostramos en el documento que los elovanoides bloquean estos eventos y fomentan la supervivencia y la función de estas células", añade Bazan.

Aunque el artículo muestra que los elovanoides son protectores para la retina y probablemente también para el cerebro, Bazan advierte de que "se necesita más investigación, particularmente mediante el uso de estos modelos, para definir la intimidad de la transcripción génica de la senescencia y las implicaciones epigenómicas de estos hallazgos".

A su juicio, su laboratorio ahora está "listo para definir nuevos mecanismos reguladores unificadores novedosos que sostienen la salud durante el envejecimiento y las enfermedades neurodegenerativas".