Un nuevo enfoque molecular evita el rechazo al injerto trasplantado (Immunity)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de Biozentrum de la Universidad de Basilea (Suiza) han descubierto un enfoque molecular que evita el rechazo del injerto trasplantado y, al mismo tiempo, mantiene la capacidad de luchar contra las infecciones.

Cuando alguien se enfrenta a material extraño, ya sean virus, bacterias, hongos u órganos de donantes después del trasplante, los linfocitos T, entran en acción para inactivar y destruir el material extraño.

Ante este escenario, los científicos, cuyo trabajo ha sido publicado en Immunity, han descrito una nueva forma de suprimir selectivamente la reacción inmunitaria del organismo contra el órgano del donante mediante la modulación de la proteína coronina 1.

Al bloquear esta proteína en los linfocitos T, estas células inmunitarias ya no atacan al órgano trasplantado, aunque continúan controlando virus, bacterias y hongos. Estos hallazgos podrían proporcionar nuevos enfoques para reducir el rechazo del injerto en el futuro.

"Al eliminar la coronina 1, observamos que los linfocitos T no solo suprimían masivamente la respuesta inmune al órgano trasplantado, sino que incluso prevenían activamente su rechazo. Al mismo tiempo, nos sorprendió que los linfocitos T agotados de coronina 1 sigan combatiendo las infecciones", han dicho los investigadores, cuyo trabajo ha sido realizado en ratones.

Los expertos definieron originalmente la coronina 1 como un factor huésped secuestrado por patógenos para sobrevivir dentro de las células inmunitarias. La nueva investigación muestra que en los linfocitos T, la coronina 1 modula una vía de señalización que produce la llamada molécula de "segundo mensajero", AMPc. En ausencia de coronina 1, los niveles de cAMP aumentan drásticamente en los linfocitos T, lo que hace que estas células sean tolerógenas para el órgano trasplantado.

Ahora bien, los expertos observaron que cuando se enfrentan a infecciones microbianas, todavía hay una manera de estimular los linfocitos T para controlar las infecciones, ya que los microbios inducen la expresión de ciertas moléculas que neutralizan la supresión mediada por AMPc. Por tanto, los hallazgos han demostrado una forma de manipular la respuesta inmune del cuerpo mediante la supresión selectiva de la respuesta inmune del huésped.