Un nuevo compuesto de toxina botulínica alivia el dolor crónico en ratones (Sci Transl Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una forma modificada de toxina botulínica alivia el dolor crónico en ratones sin efectos adversos y, con el tiempo, podría reemplazar a los medicamentos opioides como una forma segura y efectiva de tratar el dolor crónico, según una investigación realizada por el University College London, la Universidad de Sheffield, Reino Unido, y el Hospital para Niños Enfermos de Toronto, Canadá.

En el desarrollo del estudio, publicado en Science Translational Medicine, los científicos deconstruyeron la molécula botulínica y la volvieron a ensamblar con dermorfina para hacer Derm-BOT, un compuesto que silencia las señales de dolor de las neuronas en el médula espinal de ratones.

"Inyectado en la columna vertebral, Derm-BOT alivia el dolor crónico, como el causado por lesiones en los nervios, y evita los eventos adversos de tolerancia y adicción a menudo asociados con el uso repetido de opioides", explica el coautor del estudio, Steve Hunt.

El investigador asegura que este nuevo compuesto no afecta los músculos como la toxina botulínica utilizada para reducir las arrugas, pero sí bloquea el dolor del nervio durante hasta cuatro meses "sin afectar las respuestas normales al dolor". "Realmente podría revolucionar la forma en que se trata el dolor crónico si lo trasladamos a la clínica, eliminando la necesidad de la ingesta diaria de opioides", detalla Hunt.

Estudios previos en ratas y perros de compañía muestran que las inyecciones de pequeñas cantidades de sustancias tóxicas, como la sustancia P-saporina, en la columna vertebral matan a las neuronas responsables del dolor crónico y paralizante. Este enfoque se basa en un análogo de la ricina, que es difícil de fabricar según los estándares clínicos. Además, los médicos se muestran contrarios a la muerte irreversible de las células nerviosas.

Por el contrario, Hunt sostiene que Derm-BOT es "seguro de fabricar, no es tóxico y no mata las neuronas". "Necesitábamos encontrar las mejores partes moleculares para dirigir la toxina botulínica al sistema de control del dolor en la columna vertebral. Para esto, desarrollamos un sistema molecular de Lego que nos permite vincular la ojiva botulínica a dermorfina, lo que permite la creación de analgésicos de larga duración sin los efectos secundarios de los opioides", relata el investigador.

La dermorfina se dirige y se une a los receptores opioides en la superficie de las neuronas, lo que permite que Derm-BOT acceda a las células donde la toxina botulínica inhibe reversiblemente la liberación de neurotransmisores, silenciando las células esenciales para enviar señales de dolor al cerebro.

Durante un período de cinco años, se usaron 200 ratones para simular las primeras etapas del dolor neuropático e inflamatorio humano y se trataron con una sola inyección de Derm-BOT o morfina. Se controló el comportamiento de los ratones para rastrear su respuesta al dolor y se investigaron las ubicaciones y las propiedades de unión de los compuestos botulínicos.

"Derm-BOT tiene un efecto de larga duración tanto en el modelo de dolor inflamatorio como neuropático, silenciando con éxito las neuronas sin muerte celular. Nos impresionó ver que una pequeña inyección fue suficiente para detener el dolor crónico causado por la inflamación y el nervio daño por al menos un mes. Además, una sola inyección de Derm-BOT redujo la hipersensibilidad mecánica en la misma medida que la morfina. Esperamos llevar adelante nuestras investigaciones con el objetivo de traducir esto en la práctica clínica", concluye Hunt.