Un mejor control de la diabetes se asocia a una mayor preservación de la función cognitiva tras un ictus lacunar (J Endocrine Soc)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un mejor control de la glucemia puede ayudar a las personas con diabetes que experimentan un ictus a preservar su función cognitiva, según un estudio aceptado para su presentación en ENDO 2020, la reunión anual de la Sociedad Endocrina, que se publicará en un número complementario especial del Journal of the Endocrine Society.

"A medida que la población envejece, la prevalencia de diabetes e ictus aumenta, y ambas enfermedades son factores de riesgo para la disfunción cognitiva y la demencia", recuerda el autor principal del estudio, Tali Cukierman-Yaffe, de la Universidad de Tel Aviv (Israel).

"Identificar los factores de riesgo modificables que están asociados a la disfunción cognitiva en personas con diabetes tipo 2 que experimentan un ictus lacunar tiene importantes implicaciones para la salud pública", explica.

Los ictus lacunares son un tipo frecuente que ocurre en lo más profundo del cerebro cuando se bloquea una arteria que proporciona sangre a las estructuras profundas del cerebro.

Cukierman-Yaffe y colegas realizaron un análisis post-hoc de datos de 942 personas de 30 años de edad o mayores con diabetes que experimentaron un lacunar y participaron en el ensayo de Prevención secundaria de pequeños ictus subcorticales (SPS3).

Los investigadores examinaron la hemoglobina A1c y las puntuaciones en el Instrumento de Evaluación Cognitiva (CASI) entre los participantes.

Un mejor control de la glucosa al inicio y durante el seguimiento se asoció a una mayor función cognitiva y un menor deterioro cognitivo, mientras que un peor control de la glucosa se relacionó con una peor función cognitiva y un deterioro cognitivo más pronunciado.

Cada aumento del 1% de la hemoglobina A1c basal se relacionó con 0,06 menor puntuación en el CASI z-score estandarizado. Los valores basales más elevados se relacionaron con menores puntuaciones cognitivas a lo largo del tiempo, y un aumento del 1% en la hemoglobina A1c a lo largo del tiempo se asoció a una disminución de la puntuación CASI de 0,021 durante el seguimiento.

Todas estas diferencias se mantuvieron estadísticamente significativas después de que los autores ajustaran los resultados por edad, sexo, educación, raza, depresión, hipertensión, hiperlipidemia, índice de masa corporal, enfermedad cardiovascular, apnea obstructiva del sueño, retinopatía diabética, nefropatía, uso de insulina y anormalidades de la sustancia blanca.

"Se necesitan estudios de intervención para investigar si un control más estricto de la glucosa puede disminuir la tasa de deterioro cognitivo en esta población", apunta Cukierman-Yaffe.