Un fármaco experimental aumenta en ratones la eficacia de los tratamientos para tumores cerebrales en ratones (Cancer Lett)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un nuevo fármaco experimental, conocido como IP1867B, aumenta la eficacia de los tratamientos contra los tumores cerebrales en ratones y, en algunos casos, restaura la sensibilidad a algunos medicamentos, según han demostrado investigadores del Centro de Investigación de Tumores Cerebrales de la Universidad de Portsmouth (Reino Unido), la Universidad del Algarve (Portugal), la Universidad de Liverpool (Reino Unido) y la compañía Innovate Pharmaceuticals.

En el estudio, publicado en Cancer Letters, este fármaco, que es una combinación de ácido acetilsalicílico, triacetina y sacarina, demostró reducir el tamaño de los tumores cerebrales de glioma de alto grado en adultos en un modelo de ratón, a la vez que reducía los problemas del tracto gastrointestinal que se experimentaban cuando se tomaba ácido acetilsalicílico. Así, esta investigación sugiere que el IP1867B podría ser efectivo contra el glioblastoma.

El descubrimiento se produjo en pruebas de laboratorio en ratones que utilizaban células cancerosas de adultos con tumores cerebrales. En todas las variaciones de medicamentos probados, incluyendo la separación de los tres componentes clave de IP1867B, fue considerablemente más eficaz que cualquier combinación de otros componentes y algunos de los quimioterapéuticos utilizados actualmente. Los tres ingredientes, que ya están aprobados para su uso en la clínica, han demostrado que matan las células tumorales sin tener un efecto sobre las células cerebrales normales.

Se demostró que IP1867B reduce la acción del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) y bloquea la vía del factor de crecimiento similar a la insulina 1, reduciendo así la capacidad del tumor para adquirir resistencia a estos inhibidores del EGFR. Los tumores que adquieren resistencia a los inhibidores de EGFR a través de esta vía son un problema significativo para estos tratamientos.

"Producir un medicamento completamente nuevo lleva muchos años y es muy caro. Al centrar nuestros esfuerzos en probar nuevas técnicas de formulación, podemos acercarnos a un tratamiento más rápidamente de lo que sería posible de otra manera. Seguiremos investigando urgentemente qué fármacos se combinarán de forma más eficaz y segura con IP1867B para mejorar aún más estos resultados y reducir la necesidad de su uso a largo plazo. Todavía hay mucho trabajo por hacer, pero muchas razones para estar emocionados por estudios futuros", explica el líder del estudio, Richard Hill.