Un estudio de prevención de la artritis psoriásica con biofármacos contradice resultados previos

  • Steve Cimino

  • Noticias Médicas de Medscape
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un nuevo estudio ha demostrado que los pacientes con psoriasis que se encontraban en tratamiento con biofármacos tenían más tendencia a desarrollar artritis psoriásica que los tratados con fototerapia, tratamiento oral o a aquellos sin tratamiento, aunque los autores advirtieron que se han de tener en cuenta los posibles sesgos al analizar sus resultados.[1]

"No sugerimos que estos resultados se interpreten como indicativos de una relación causal. En otras palabras, los biofármacos probablemente no producen artritis psoriásica", afirmaron Elana Meer, de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia, Estados Unidos, y sus coautores. El estudio fue publicado en Annals of the Rheumatic Diseases.

Tres estudios en poblaciones atendidas en una clínica de dermatología que se publicaron este verano (uno de Italia, uno de Argentina y uno de Israel) indicaron que los biofármacos pueden reducir el riesgo de que un paciente con psoriasis desarrolle artritis psoriásica.[2,3,4] Para evaluar más a fondo el efecto del tratamiento con biofármacos, Meer y sus colaboradores examinaron de forma retrospectiva las historias clínicas de miles de pacientes con psoriasis de entre 16 y 90 años de edad que comenzaron el tratamiento. En total, se obtuvieron datos de 193.709 pacientes con psoriasis y sin artritis psoriásica que se trataron entre 2006 y 2017, de la OptumInsights Electronic Health Record Database.

Un total de 14.569 pacientes de esa cohorte inició el tratamiento con biofármacos, mientras que 20.321 pacientes comenzaron tratamiento oral o fototerapia. La media de edad en el grupo que recibió biofármacos era de 45,9 años, en comparación con 49,8 años en el grupo que recibió tratamiento oral y fototerapia.

La incidencia de artritis psoriásica en todos los pacientes fue de 9,75 casos por 1.000 años-persona, en comparación con 77,26 de los del grupo que recibió biofármacos, 61,99 del grupo con tratamiento oral, 26,11 del grupo que recibió fototerapia y 5,85 del grupo sin tratamiento. Después de un ajuste de múltiples variables en el que los biofármacos fueron una exposición de tiempo variable, la administración de biofármacos se relacionó con una mayor incidencia de artritis psoriásica (hazard ratio [HR]: 4,48; intervalo de confianza 95 % [IC 95 %]: 4,2 a 4,75). En un modelo en el que el tiempo comienza con el primer uso de biofármacos, la incidencia fue más baja, pero todavía notable, después del ajuste multivariable (HR: 2,14; IC 95 %: 2,00 a 2,28) y el ajuste por equiparación en puntuación de propensión (HR: 2,17; IC 95 %: 2,03 a 2,33).

El sesgo probablemente desempeña un papel importante en el estudio retrospectivo de la artritis psoriásica

"Hemos hecho lo posible en los últimos años por encontrar una base de datos que nos permita efectivamente abordar esta pregunta de forma retrospectiva", comentó el coautor, Dr. Christopher T. Ritchlin, de la Universidad de Rochester, en Nueva York, Estados Unidos. "Al parecer el modelo que se utilice para un análisis retrospectivo influye considerablemente en los resultados".

El especialista describió los sesgos potenciales que identificaron, tales como la posibilidad de sesgo protopático que indica que los pacientes que se están tratando con biofármacos y luego notifican artralgias han desarrollado artritis psoriásica y son codificados en consecuencia tras consultar a un reumatólogo.

"Esto nos ha convencido de que es necesario realizar un estudio prospectivo. Sabíamos que los estudios previos realizados en este campo tuvieron deficiencias. Tratamos de superarlas con nuestra metodología, pero no hay manera de que se pueda superar un problema de codificación cuando se está analizando una base de datos grande", indicó.

Otro probable sesgo, señaló, es que los pacientes con más tendencia a desarrollar artritis psoriásica son los que padecen psoriasis grave y también los pacientes que más probabilidades tienen de que se les prescriban biofármacos.

El Dr. Joel M. Gelfand, de la Universidad de Pensilvania, añadió: "En mi experiencia clínica, he visto a muchos pacientes desarrollar artritis psoriásica mientras reciben biofármacos para tratar su psoriasis En la actualidad no contamos con datos adecuados para recomendar el tratamiento de la psoriasis con una modalidad específica para prevenir la crisis psoriásica. Sin embargo, es muy importante esta pregunta para los pacientes y los médicos, y en última instancia la mejor manera de responder a ella es mediante un estudio pragmático a gran escala".

El Dr. Ritchlin refirió que se va a comenzar un estudio prospectivo en el cual "a pacientes con psoriasis que no tienen artritis pero que tienen determinados factores de riesgo y resultados anormales en la ecografía musculoesquelética" se les tratará con biofármacos o placebo, con el fin de "atenuar o prevenir el inicio de la artritis psoriásica".

Los autores reconocieron las limitaciones adicionales de su estudio, entre ellas, que se están utilizando historias clínicas electrónicas como la fuente principal de los datos y la posibilidad de que se prescribieran fármacos, pero que nunca fueran dispensados. Dicho esto, trataron de resolver esto último utilizando dos prescripciones de un determinado tratamiento como análisis primario, "sugiriendo que se efectuó una reposición".

Los autores destacaron que ninguna entidad comercial proporcionó apoyo para el estudio. Dos de los autores reconocieron recibir financiación de la National Psoriasis Foundation y varios autores declararon posibles conflictos de interés, entre ellos, consultoría y recibir honorarios de varias compañías farmacéuticas.

Este contenido fue originalmente publicado en MDEdge y adaptado para Medscape en español, parte de la Red Profesional de Medscape.