Un estudio confirma los grandes daños a la salud que el cambio climático ya está provocando en los niños (Lancet)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El estudio 'Cuenta Atrás sobre Salud y Cambio Climático', realizado por 120 expertos de 35 instituciones, incluyendo la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Banco Mundial, el University College London (Reino Unido) y la Universidad de Tsinghua (China), ha confirmado los "grandes daños a la salud" que el cambio climático ya está provocando en los niños.

Publicado en The Lancet, el trabajo ha hecho un seguimiento del progreso en 41 indicadores clave, demostrando lo que significa para la salud humana cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, "o seguir como si no hubiera pasado nada".

En concreto, el estudio ha puesto de manifiesto las consecuencias para toda la vida del aumento de las temperaturas de un menor nacido en la actualidad si el mundo continúa con las mismas políticas. Así, a medida que aumenten las temperaturas, los lactantes serán vulnerables a la carga de desnutrición y al aumento de los precios de los alimentos.

Tal como advierten los expertos, los menores serán los más afectados por el aumento de las enfermedades infecciosas. Desde el punto de vista climático, 2018 fue el segundo año más adecuado para la propagación de bacterias causantes de gran parte de las enfermedades diarreicas y la infección de las heridas en todo el mundo.

Con respecto a la adolescencia, el impacto de la contaminación del aire empeorará, y los fenómenos meteorológicos extremos se intensificarán hasta la edad adulta, ya que 152 de 196 países han experimentado un aumento de la población expuesta a incendios forestales desde 2001-2004.

Por el contrario, a juicio de los expertos, si se siguiera el Acuerdo de París para limitar el calentamiento por debajo de los 2 grados centígrados, los niños nacidos en la actualidad podrían crecer en un mundo que llegaría a cero emisiones netas antes de cumplir 31 años, y asegurar así un futuro más saludable para las generaciones futuras.

Por todo ello, los autores de este estudio han pedido que el impacto del cambio climático en la salud ocupe un lugar destacado en la agenda de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima, que se va a celebrar en Madrid.

Para los expertos, el cambio climático ya está dañando la salud de los menores del mundo y está destinado a moldear el bienestar de toda una generación, a menos que el mundo cumpla con los objetivos firmados en la capital francesa.

"Los impactos acelerados del cambio climático en 2019 se han hecho más claros que nunca. Las temperaturas más altas registradas en Europa Occidental y los incendios forestales en Siberia, Queensland y California provocaron asma, infecciones respiratorias e insolación", ha explicado el investigador Hugh Montgomery.

Para que el mundo pueda cumplir los objetivos climáticos de la ONU y proteger la salud de la próxima generación, el panorama energético tendrá que cambiar drásticamente y pronto. Como advierte el informe, "nada por debajo de un recorte del 7,4% interanual en las emisiones de CO2  fósil de 2019 a 2050 limitará el calentamiento global al objetivo más ambicioso de 1,5 grados centígrados".