Un consumo elevado de proteínas reduce el tiempo de vida y afecta al estado de ánimo (Nat Metab)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un equipo de investigadores del Centro Charles Perkins de la Universidad de Sidney (Australia) publica los resultados de un estudio llevado a cabo con ratones, donde explican que el consumo excesivo de los batidos de proteínas y aminoácidos de cadena ramificada (BCAA) pueden reducir a largo plazo la vida útil y conducir al aumento de peso, además de tener efectos negativos en el estado de ánimo.

Los aminoácidos han sido promocionados por las comunidades de fitness y culturismo por sus beneficios para el aumento de masa musuclar. Sin embargo, este estudio, publicado en Nature Metabolism, ha demostrado que su uso puede conllevar efectos secundarios negativos para el organismo.

En un estudio anterior, Samantha Solon-Biet estudió el papel que desempeña la nutrición en la mediación de diversos aspectos de la salud metabólica, la reproducción, el apetito y el envejecimiento. En este sentido, la investigadora explica que las dietas altas en proteínas y bajas en carbohidratos demostraron ser beneficiosas para la función reproductiva; no obstante, "presentaron efectos negativos para la salud en la vida media-tardía y una vida más corta". De este modo, destaca la importancia de equilibrar los aminoácidos. Para ello, aconseja variar las fuentes de proteína.

Por su parte, la investigación actual, dirigida por Stephen Simpson y Solon-Biet, ha demostrado que los aminoácidos dietéticos, como el triptófano, pueden influir de manera significativa en la alimentación y el estado de ánimo de los ratones.

En este sentido, Simpson explica que el triptófano es el único precursor de la serotonina, neurotransmisor asociado al estado de ánimo. Así, apunta que una elevada ingesta de BCAA disminuye los niveles de esta sustancia en el cerebro, produciendo un aumento del apetito.

Este grupo de ratones fue alimentado aleatoriamente con el doble de la cantidad normal de BCAA, cantidad estándar, la mitad o una quinta parte. De este modo, aquellos ratones que consumieron la máxima cantidad aumentaron su ingesta de alimentos, lo que les provocó obesidad y una vida más corta.

En este sentido, la nutricionista Rosilene Ribeiro recomienda variar las fuentes de proteínas para obtener una variedad de aminoácidos esenciales mediante una dieta sana y equilibrada rica en fibra, vitaminas y minerales.

Destaca que los BCAA son aminoácidos esenciales que se encuentran en alimentos proteicos como la carne roja, la leche, el pollo, el pescado y los huevos. En el caso de la alimentación vegetariana esta sustancia se puede encontrar en frijoles, lentejas, nueces y proteínas de soja. Asimismo presentan una gran cantidad de triptófano las semillas, las nueces, la soja, el queso, el pollo y el pavo.