Un análisis realizado mediante punción digital identifica la exposición a niveles de radiación dañinos

  • Yadav M & al.
  • Sci Transl Med

  • Univadis
  • Clinical Summary
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una novedosa prueba basada en biomarcadores que se miden a partir de una única gota de sangre extraída por medio de punción digital podría permitir la obtención de resultados rápidos sobre los niveles de exposición a la radiación, a diferencia de los métodos analíticos actuales, cuyos resultados pueden tardar de 3 a 4 días en obtenerse.

El análisis sería útil para identificar las enfermedades por radiación o el síndrome agudo por radiación (SAR), que pueden producir lesiones a diversos órganos del cuerpo en un período de tiempo muy breve. Según afirman los científicos que han participado en el desarrollo de la prueba, aunque el SAR suele ser el resultado de la exposición a radiación nuclear y a lluvia radioactiva por una detonación de un arma nuclear o accidentes de reactores, el análisis también sería relevante para los pacientes con cáncer, especialmente para los que se han sometido a un trasplante de médula ósea.  Todos los pacientes que reciben radioterapia intensa pueden presentar riesgo de sobredosis, así como de infradosis, indican.

El autor principal, el Dr. Naduparambil Jacob, PhD, profesor asociado y científico del Centro Oncológico Integral de la Universidad Estatal de Ohio, Hospital Oncológico Arthur G. James e Instituto de Investigación Richard J. Solove en Columbus, afirmó: «Una evaluación basada en biomarcadores es relevante para la evaluación de la respuesta a la dosis en los pacientes humanos que reciben radioterapia. Al menos en el campo de la radioterapia, en general, los médicos siguen un enfoque de "talla única para todos" y este estudio pone sobre la mesa el concepto de una posible adaptación de la dosis guiada por los biomarcadores».

Jacob explicó a Medscape Medical News que, en los pacientes que han recibido un trasplante de médula ósea, esta prueba podría utilizarse para evaluar la eficacia de la ablación medular antes del trasplante y la reconstitución medular después de él. Sin embargo, la prueba no está lista todavía para su uso clínico.

Advirtió: «Aunque hemos mostrado la solidez del valor inicial en seres humanos sanos, y la respuesta a la dosis y la cinética en las muestras de pacientes humanos con leucemia, quiero subrayar que es un estudio demostrativo preliminar y que la prueba necesita más validación antes de su comercialización para uso clínico».

La investigación sobre la nueva prueba se publicó el 15 de julio en Science Translational Medicine.

Los investigadores explican que la identificación de las personas que pueden haber estado expuestas a exceso de radiación es esencial, ya que la exposición por encima de un determinado umbral de dosis exige tratamiento inmediato e intensivo. La prueba estándar para la exposición a la radiación es un análisis de cromosomas dicéntricos que busca daños en el ADN provocados por la radiación, pero los resultados pueden tardar varios días.

Jacob y sus colaboradores plantearon la hipótesis de que la exposición a la radiación podría estimarse comparando la expresión relativa en la sangre de dos microARN, que son moléculas pequeñas de ARN no codificante que desempeñan una función en la regulación génica.

La primera es microARN-150-5p, que Jacob y su equipo habían identificado hace varios años como biomarcador para medir el grado de daño de la médula ósea. Es radiosensible y sus niveles disminuyen a medida que aumenta la dosis de radiación. La segunda, microARN-23a-3p, no se ve afectada por la radiación y mantiene su concentración después de la exposición.

Los autores estudiaron la respuesta y la estabilidad de ambos microARN para determinar la viabilidad de su uso para evaluar la exposición a la radiación en el intervalo de dosis y en distintos momentos. En su estudio se utilizaron tanto ratones como muestras de sangre de pacientes con leucemia antes y después de la administración de radioterapia.

Para investigar la respuesta a la dosis en seres humanos, los autores examinaron los cambios en las concentraciones sanguíneas de microARN-150-5p y microARN-23a-3p en pacientes con leucemia mielógena aguda (LMA), leucemia linfoblástica aguda (LLA), síndrome mielodisplásico (SMD) y leucemia aguda de fenotipo mixto (LAFM) que habían recibido acondicionamiento mieloablativo con radiación en preparación para un trasplante.

Las muestras de sangre se recogieron en el momento inicial y en puntos temporales durante y después del régimen de acondicionamiento. Los análisis confirmaron la reducción de las concentraciones séricas de microARN-150-5p después de la radiación, mientras que microARN-23a-3p permanecía estable.

En una declaración, Jacob explicó que es imposible observar a los pacientes y determinar cuánta radiación han absorbido, ya que el impacto puede ser acumulativo. «Como resultado, la enfermedad por radiación podría producirse semanas o meses después de la administración de radioterapia», afirmó. «Con investigación adicional, este nuevo método de análisis podría ayudar a los oncólogos a medir —en tiempo real— la radiación absorbida e intervenir antes de que se produzca la enfermedad por radiación».

Jacob y el coautor Arnab Chakravarti son coinventores con patentes estadounidenses relacionadas con esta investigación y expedidas para la Fundación de Innovación Estatal de Ohio (Ohio State Innovation Foundation, OSIF). OSIF concedió licencia para estas patentes a una empresa externa. Los demás coautores no han revelado ninguna relación económica relevante.

El artículo se publicó originalmente en Medscape.com.