Un análisis genético ayuda a identificar a las personas con riesgo de sufrir un ictus (Nat Commun)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un análisis genético en el que se utiliza una muestra de sangre o saliva ayuda a identificar a las personas con un alto riesgo de sufrir un ictus, tal como han comprobado investigadores de Australia, Alemania y el Reino Unido.

En concreto, han desarrollado una escala de riesgo genómico similar o más predictiva que los factores de riesgo comúnmente conocidos para el ictus. Su trabajo sugiere, además, que las personas con alto riesgo genómico pueden requerir medidas preventivas más intensas para reducir el riesgo cerebrovascular que lo recomendado en las guías actuales.

La predicción del riesgo genómico, basada en la secuencia de ADN única de una persona, tiene distintas ventajas sobre los factores de riesgo establecidos, ya que podría usarse para conocer el riesgo de enfermedad desde el nacimiento. Por lo tanto, puede permitir el inicio de estrategias preventivas antes de que las personas desarrollen factores de riesgo convencionales para el accidente cerebrovascular, como la hipertensión o la hiperlipidemia.

"La secuencia del genoma humano ha revelado muchas ideas. Para enfermedades comunes, como el ictus, está claro que la genética no es el destino, sin embargo cada persona tiene su propio riesgo innato de padecer una patología. El desafío ahora es cómo incorporar mejor esta información de riesgo en la práctica clínica para que la sociedad pueda vivir más saludable y durante más tiempo", han dicho los expertos, cuyo trabajo ha sido publicado en Nature Communications.

La nueva escala fue significativamente mejor que el historial familiar en la predicción de un ictus isquémico futuro, en la medida en que podría detectar aproximadamente 1 de cada 400 individuos con un riesgo tres veces mayor.