Un análisis de sangre puede predecir el riesgo de ictus en personas diabéticas (Stroke)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un simple análisis de sangre puede predecir el riesgo cerebrovascular en pacientes diabéticos, según ha demostrado un estudio de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) publicado en Stroke.

"Para tener éxito en la prevención de ictus, primero necesitamos identificar con precisión a aquellos que tienen probabilidades de sufrir uno, de modo que podamos dirigir las terapias de prevención cerebrovascular a las personas correctas en situación de riesgo", ha señalado el principal autor del trabajo, Frederick Korley.

En su investigación, midió los niveles de una proteína sanguínea en pacientes con diabetes que no habían tenido previamente un ictus, para predecir su riesgo de experimentar un evento de este tipo en el futuro. "Planteamos la hipótesis de que antes de que un individuo tenga un ictus, a menudo tiene pequeños accidentes cerebrovasculares que no causan síntomas clínicos", apunta Korley.

Estos mini-ictus pueden dar lugar a la liberación de proteínas que están asociadas a la muerte de las células cerebrales, y estas proteínas pueden ser medidas en sangre. Una de ellas es la proteína de la cadena ligera de los neurofilamentos (NfL), que centra este nuevo estudio.

Korley y su equipo examinaron muestras de sangre de 113 pacientes diabéticos que estaban libres de ictus en el momento de la inscripción en el estudio, pero que desarrollaron un ictus durante un período de seguimiento de 7 años, y 250 pacientes diabéticos que estaban sin ictus en el momento de la inscripción y que no experimentaron un accidente cerebrovascular durante el mismo período de seguimiento.

El equipo encontró que los niveles de NfL en sangre parecían contribuir al riesgo cerebrovascular. Los que desarrollaron un ictus tenían niveles de NfL en sangre que eran alrededor de 43% más altos que los que no desarrollaron un ictus. Los que presentaban los niveles más altos de NfL tuvieron diez veces más probabilidades de desarrollar un ictus durante el periodo de seguimiento que los que presentaban los niveles bajos de la proteína.