Un análisis de sangre podría ayudar a detectar el adenocarcinoma pulmonar (Cell Metab)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un descubrimiento realizado por investigadores del Instituto Walter y Eliza Hall de Investigación Médica de Melbourne, Australia, podría ayudar a identificar a pacientes con un tipo particularmente agresivo de cáncer de pulmón que probablemente respondan a la inmunoterapia utilizada actualmente para tratar otros cánceres. La investigación también revela una firma molecular única en la sangre que, en el futuro, podría usarse para detectar estos agresivos cánceres de pulmón con un simple análisis.

Sarah Best y Kate Sutherland dirigieron la investigación, trabajando con colegas de Metabolomics Australia, en el Instituto Bio21 de la Universidad de Melbourne. Los resultados de su trabajo se publican en Cell Metabolism.

La investigación se centró en el papel de dos vías de señalización celular, KEAP1/NRF2 y PI3K, implicadas en los adenocarcinomas de pulmón. "Más de uno de cada cinco adenocarcinomas de pulmón tiene alteraciones en la vía KEAP1/NRF2, lo que sugiere que es un importante factor de cáncer -apunta Sutherland-. Estos cánceres son muy agresivos, son resistentes a las terapias estándar y tienen un mal pronóstico, por lo que se necesitan urgentemente nuevas terapias".

El adenocarcinoma representa alrededor del 40% de los cánceres de pulmón y, a menudo, se asocia a un historial de tabaquismo, pero también es el cáncer de pulmón más comúnmente diagnosticado en los no fumadores. Ocurre con mayor frecuencia en mujeres y en jóvenes que en otros tipos de cáncer de pulmón.

Best señala que su estudio reveló que los tumores tenían características que indicaban que probablemente responderían bien a la inmunoterapia. "Esto es extremadamente importante porque estos tumores son resistentes a la quimioterapia y la radioterapia, lo que significa que efectivamente no hay tratamientos actuales para estos pacientes", afirma.

"Usando modelos preclínicos, mostramos por primera vez que estos tumores tienen 'marcadores' que responden a las inmunoterapias anti-PD-1 y anti-CTLA-4, que son algunas de las nuevas terapias contra el cáncer más interesantes que se están investigando en la clínica. Pero más importante aún, demostramos que estas inmunoterapias fueron efectivas para combatir los tumores y provocar la regresión del tumor en nuestros modelos preclínicos", añade.

Best destaca que la investigación mostró que la señalización causada por mutaciones en las vías KEAP1/NRF2 y PI3K provoca el desarrollo de adenocarcinomas de pulmón. "Es la primera vez que alguien ha demostrado que estas alteraciones causan directamente adenocarcinomas de pulmón. Con este conocimiento, podemos investigar más cómo dirigir esas vías podría conducir a terapias para estos cánceres agresivos y difíciles de tratar", afirma.

Sutherland explica que las firmas moleculares únicas que se encuentran en la sangre podrían ser una herramienta para identificar a los pacientes que responderían a las inmunoterapias, o incluso como una prueba de detección temprana para estos cánceres. "Pudimos identificar un rastro único de 'migas de pan' que los cánceres dejan en la sangre", relata Sutherland.

"Esperamos que la prueba pueda identificar a los pacientes que probablemente respondan a las inmunoterapias, pero también podría ser una prueba de sangre simple, no invasiva para la detección temprana de estos cánceres de pulmón", añade. Concluye que "los siguientes pasos serían analizar muestras humanas para demostrar que sucede lo mismo en pacientes con adenocarcinoma de pulmón, pero necesitamos más fondos para que ese trabajo continúe y para generar resultados que conduzcan a una mejor detección y tratamientos para la comunidad".