Un análisis de sangre ayuda a seleccionar el tratamiento más eficaz en pacientes con cáncer colorrectal avanzado (Ann Oncol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Una muestra de sangre para seleccionar el tratamiento más eficaz en pacientes con cáncer colorrectal avanzado se ha convertido en una herramienta útil para reducir la metástasis, según describe un estudio clínico pionero con participación del Instituto Catalán de Oncología (ICO).

El trabajo, publicado en Annals of Oncology, se proponía abrir nuevas vías para predecir el tratamiento más eficaz en base a dos variantes genéticas que se determinan a partir de una muestra de sangre.

De esta forma, puede mejorar el pronóstico de los pacientes de cáncer colorrectal avanzado reduciendo el tiempo de progresión tumoral, es decir, el tiempo que transcurre desde el inicio del tratamiento hasta que el tumor vuelve a crecer.

El trabajo lo ha liderado la investigadora del Grupo de Resistencia, Quimioterapia y Biomarcadores predictivos del Programa ProCURE del ICO-IGTP, Eva Martínez-Balibrea, con la participación de investigadores de 30 centros de todo el estado y con la esponsorización del Grupo Español de Tratamiento de Tumores Digestivos (TTD).

Aunque el objetivo principal de seleccionar el mejor tratamiento en base a dos variantes genéticas no se ha conseguido, se ha logrado el objetivo secundario de predecir el tratamiento más eficaz en función de una muestra de sangre.

En el estudio clínico, diseñado por el equipo de investigadores encabezado por Martínez-Balibrea, se asignaba a los pacientes afectados de cáncer colorrectal metastásico a un grupo control que recibió un tratamiento habitual y un grupo experimental donde el tratamiento se decidió en base a dos variantes genéticas. Participaron 195 pacientes de hospitales de todo el estado español, con el apoyo del Grupo Español de Tratamiento de Tumores Digestivos.

El objetivo principal de este estudio era poder reducir el tiempo de progresión tumoral, es decir, el tiempo que transcurre desde el inicio del tratamiento hasta que el tumor vuelve a crecer. "Es la primera vez que somos capaces de asignar un tipo de quimioterapia para pacientes de cáncer colorrectal en base a la información genética del tejido sano, una muestra de sangre, y no de sus tumores", explica Martínez-Balibrea, añadiendo que que "desarrollar tratamientos mejores y más efectivos es un trabajo de años pero, en este caso, el equipo ha abierto la puerta a una nueva forma de tratamiento para este tipo de pacientes de cáncer colorrectal".