Tratamientos actuales para un subgrupo de pacientes con Parkinson podrían beneficiar a todos los enfermos (Sci Transl Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los tratamientos actuales para un subgrupo de pacientes con Parkinson podrían beneficiar a todos los enfermos, según han observado investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos) tras detectar que un gen vinculado al 3 o 4% de los pacientes, aquellos con antecedentes familiares de la enfermedad, podría desempeñar un papel importante en la mayoría de los afectados.

En concreto, anteriormente se pensaba que el gen, llamado LLRK2, solo causaba enfermedad cuando mutaba, si bien los científicos han descubierto ahora que puede ser igual de importante en la forma no hereditaria de la enfermedad. "Este descubrimiento es extremadamente importante para el Parkinson porque sugiere que las terapias que se desarrollan actualmente para un pequeño grupo de pacientes pueden beneficiar a todos", han asegurado los autores, cuyo trabajo ha sido publicado en Science Translational Medicine.

Para alcanzar esta conclusión, diseñaron una especie de "faro" molecular que se unía a LRRK2 y brillaba con microscopía rojo solo si la proteína estaba activa. Esto permitió revelar también las células nerviosas en las que LRRK2 estaba activo en el cerebro.

Los investigadores aplicaron la prueba al tejido cerebral post mortem donado por pacientes con Parkinson, ninguno de los cuales tenía mutaciones en LRRK2, e individuos sanos de aproximadamente la misma edad. De esta forma, observaron que en las neuronas dopaminérgicas LRRK2 fue muy activo en personas afectadas por la enfermedad pero no en las personas sanas. Esto sugiere que la hiperactividad de LRRK2 puede ser importante en todas los pacientes con Parkinson y no solo en aquellos que tienen una mutación en el gen.

Un segundo hallazgo importante del estudio fue que conectó dos proteínas que se han reconocido por separado como actores importantes en la aparición del Parkinson: LRRK2 y alfa sinucleína. La acumulación de alfa sinucleína conduce a la formación de cuerpos de Lewy, sello distintivo de Parkinson. Si bien los esfuerzos se han centrado en la alfa sinucleína, la causa de su acumulación aún no se conoce bien.

En este sentido, usando un modelo de ratón de Parkinson, los científicos descubrieron que la activación de LRRK2 bloqueaba los mecanismos que las células usan para eliminar el exceso de alfa sinucleína, lo que lleva directamente a su acumulación. Posteriormente, trataron a los animales con un fármaco que se está desarrollando actualmente para tratar a los pacientes con Parkinson familiar bloqueando la actividad de LRRK2. Este medicamento evitó la acumulación de alfa sinucleína y la formación de cuerpos de Lewy.

"LRRK2 une las causas genéticas y ambientales del Parkinson, ya que pudimos demostrar que factores externos como el estrés oxidativo o las toxinas pueden activarlo, lo que a su vez puede causar la formación de cuerpos de Lewy en el cerebro", han detallado los expertos, quienes esperan aprovechar estos hallazgos para descubrir cómo se puede prevenir la neurodegeneración causada por la sobreactivación de LRRK2 e identificar cómo el estrés oxidativo y las toxinas ambientales causan la activación de LRRK2.