Telefónica regresa con nuevas propuestas al campo de la salud.


  • Médicos e Internet
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Telefónica es la mayor compañía de base tecnológica de España, y desarrolla sus operaciones en diversos países europeos y americanos. En las últimas décadas ha experimentado una evolución similar a las grandes empresas de telecomunicaciones que tiempo atrás nacieron como monopolios públicos. Ha pasado a ser una empresa que sólo comercializaba el uso de infraestructuras -aquellas líneas telefónicas compuestas por hilo de cobre- a vender servicios, cuyo denominador común es que se puedan prestar a través de redes digitales. 

Así, hoy Telefónica ofrece paquetes de comunicaciones convergentes -teléfono fijo, móvil y televisión-, pero también alarmas, sistemas para la gestión de flotas de vehículos, placas solares e inclusos seguros o servicios financieros. Las reglas del negocio para este tipo de compañías, a nivel mundial, establecen que no sólo hay que facilitar el acceso de los clientes a las redes de comunicación, sino llenar éstas de contenidos de valor añadido por los que poder añadir rentabilidad a la función original como teleco. 

¿Y en materia de salud? Realmente Telefónica lleva haciendo cosas en relación con la salud bastante tiempo. Los mayores proyectos que realizó en años anteriores han sido sistemas de monitorización remota de pacientes, y diversas aproximaciones relacionadas con la telemedicina. Algunos de estos proyectos los ha compartido con otras empresas tecnológicas, y fundamentalmente Indra, en cuyo accionariado participa y que dispone de un área específica de consultoría en salud.

En 2014 Telefónica compró una participación estratégica en Saluspot, una startup que permitía a los usuarios realizar consultas médicas desde ordenadores y móviles, con modalidades gratuitas y de pago. Cuando se presentó esta compra se dijo que se pretendía “revolucionar el campo de la salud digital” y “un paso más en la apuesta por la digitalización de los servicios de salud y mejorar la vida de las personas". Saluspot acabó transformándose en Salupro -devenida en una plataforma de compras para clínicas- y fue vendida años después a varios fondos de capital.

También Telefónica, a través de su filial brasileña Vivo, presta en aquel país servicios de asistencia sanitaria telefónica, a los que acceden grupos sociales que de otra manera no pueden acceder a otro tipo de servicios presenciales más onerosos.

Más recientemente, hace pocos meses, Telefónica y GE Healthcare firmaron un acuerdo estratégico en el que decían “unir sus capacidades con el objetivo de impulsar la innovación y la transformación digital de la sanidad en España mediante la puesta en marcha de proyectos conjuntos en el ámbito de la Inteligencia Artificial (IA) aplicada a la salud, la imagen médica, las soluciones diagnósticas y el Big Data sanitario”.

Entre los objetivos que se planteaban estaban aumentar la calidad de los procesos diagnósticos, unificando las diversas fuentes de imagen, como las radiografías y las imágenes cardiológicas, y acercar los servicios de salud a toda la población independientemente de su ubicación, “mejorando la salud de las personas que viven en zonas rurales y no tienen cerca un especialista”.

El nuevo socio ofrece pistas.

Lo que llega ahora es un planteamiento nuevo, y con un socio muy referencial. Se trata de su propio servicio de telemedicina, denominado Movistar Salud, que se pretende desarrollar de la mano de Teladoc Health, una compañía norteamericana que concita mucho interés.

Teladoc fue fundada en 2002 en Dallas, y dice ser la empresa de telemedicina más antigua de Estados Unidos. Inicialmente permitía a los pacientes consultar de forma remota con médicos, un servicio que las empresas contratan para sus empleados o bien se podía sufragar individualmente mediante un pago por consulta, de unos 35 a 40 dólares.

Teladoc Health ha evolucionado en muchas áreas, como los servicios médicos especializados, los servicios de salud mental, la telesalud y la atención virtual integrada. También está involucrada en el desarrollo de sistemas de inteligencia artificial aplicados a la gestión clínica y sanitaria. Pero principalmente se dedica a las teleconsultas, mediante un plantel de médicos de la compañía que tratan casos que no constituyen emergencia. La empresa tiene una red de más de 55.000 especialistas asociados, involucrados en hasta 450 subespecialidades médicas. 

En sus reportes de actividad, Teladoc Health dice que deriva alrededor del 1% de las consultas a las urgencias, y alrededor del 6% a médicos de atención primaria. Afirma también que el 92% de los problemas que les llegan se pueden resolver con sus propios medios. Los médicos que trabajan con su plataforma disponen de "más de 100 pautas clínicas patentadas" desarrolladas por la plataforma, y tienen prohibido reunirse físicamente con pacientes a los que hayan atendido mediante telemedicina. 

Lo que ahora promete Telefónica - Movistar en su asociación con Teladoc Health es un nuevo servicio de telemedicina para España, Movistar Salud, que se quiere llegue incluso a las zonas más remotas. Se podrá tener acceso a una cartera de médicos reales a los que se accederá a través de internet. Los profesionales médicos -de múltiples especialidades y con actividad clínica en tiempo real- estarán accesibles los siete días de la semana a cualquier hora, y el sistema dice ofrecer “las máximas garantías de privacidad y seguridad”.

Esta cobertura sanitaria está pensada para que pueda ser contratada por grandes empresas, pymes y también clientes particulares. Los servicios de la nueva Movistar Salud estarán disponibles tanto para clientes de la operadora como para quienes no lo sean.

Adicionalmente, Movistar y Teladoc están trabajando con los hospitales y Administraciones Públicas para apoyar la digitalización de la atención médica en España. Esto permitirá aumentar la capacidad asistencial de la Sanidad Pública y asegurar la interoperabilidad entre todos los agentes del Sistema Público y Privado.

¿Un nuevo servicio de telemedicina, o un cambio fundamental en la manera en la que se ofrecen servicios sanitarios de todo tipo? El tiempo lo dirá.